CIRCUITO 2014: DÍA 3 (WINDSOR-SALISBURY-STONEHENGE-BATH-BRISTOL)

DÍA 3: WINDSOR-SALISBURY-STONEHENGE-BATH-BRISTOL

  1. LONDRES (HOTEL)-WINDSOR (CENTRO)

Hoy madrugamos mucho para coger el autobús y empezar la ruta, y yo estoy destrozada del día anterior. Me encuentro realmente mal y me duele todo. Pero en fin, aún soy joven, se supone que puedo con eso y más. Cuando subimos al bus, me sorprendo al comprobar cuanta gente va a hacer el circuito con nosotros. ¡Somos 50 personas por lo menos! Y la media de edad es bastante elevada… Jajajaja.

En Windsor, que está a una hora más o menos, no estamos mucho tiempo, la verdad, pero lo suficiente como para ver todo el pueblo, el famoso castillo por fuera y la iglesia del pueblo, pequeña pero muy cuca. Se me salen los ojos de las órbitas al ver la cantidad de tiendas de souvenirs muy baratos que hay (tengo un problema con las figuritas, postales, etc. como ya he confesado más de una vez XD), sobre todo porque he podido comprobar que en Londres los recuerdos son bastante caros. Sin embargo, con la agenda tan apretada que tenemos, no me da tiempo casi ni a mirarlos. Bueno, otra vez será, porque tengo que llevar detalles para los amigos, los abuelos, etc.

  1. WINDSOR (CENTRO)-SALISBURY (CENTRO)

Nuestra siguiente parada es Salisbury. Pero como está bastante lejos, a más de una hora en bus, hacemos primero la parada de la comida en un sitio muy curioso, típico de la zona, llamado Grasmere House. El primer plato no me gusta nada, pese a que los sirven unos camareros muy bien parecidos. El segundo son las típicas fish and chips. Y el postre, bueno, digamos que se puede comer.

Sigo encontrándome super mal y estoy mega cansada. Menos mal que vamos en autobús a todos los lados. La catedral de Salisbury es tremenda, de grande y de bonita. Creo que es la catedral más grande que he visto nunca, más incluso que la de Quimper (Francia). Y es preciosa, por dentro y por fuera 20140818_140539 . En Salisbury vemos también, aunque solo por fuera, la casa del famoso escritor William Golding 20140818_140017.

  1. SALISBURY (CENTRO)-STONEHENGE

La siguiente parada, no muy lejana, son las famosas “piedras” de Stonehenge 20140818_155635 20140818_155829. Este conocido monumento megalítico, ahora de actualidad, es impresionante. Tiene un aura de misterio difícil de explicar. Como la guía ya tiene las entradas, que por lo que veo son muy caras, no tenemos que hacer cola. Hay un autobús que te lleva desde donde se cogen los tickets y los souvenirs hasta las “piedras” propiamente dichas, a las que no se puede uno acercar del todo. Y de tocar no hablamos. Han formado como un recorrido alrededor de las piedras de modo que se puedan ver por todos sus ángulos, pero como a unos veinte o treinta metros. Como me gustan mucho, saco mil fotos. Llueve a ratitos, pero muy poquito, en plan sirimiri. Aprovecho y me compro un souvenir de Stonehenge con forma de imán para mi balda de figuritas. Jajajajaja.

  1. STONEHENGE-BATH (CENTRO)

Tras Stonehenge, visitamos la ciudad de Bath, que es preciosa. Realmente preciosa. Al fin del viaje descubriré que es una de mis ciudades favoritas de Inglaterra. Y es la favorita del día, sin duda. Romántica, con encanto, con alma. Me gusta especialmente la plaza The Circus y el magnífico Royal Crescent 20140818_191400 20140818_191427.

Damos un paseo con la guía por las maravillosas calles de Bath. Mientras paseamos, en una de las plazas están tocando una canción romántica. El sol se está escondiendo. Hace una temperatura ideal. Y encima se me ha pasado un poco el malestar. En ese momento, puedo decir que la ciudad de Bath es terapéutica (y no sólo por las termas romanas) No me extraña que la guía diga que las casas en Bath son carísimas. Nos cuenta que algunas incluso llegan ¡a los tres millones de euros!

También me encanta de Bath el puente con casas y tiendas en el propio puente, como en el de Florencia; los espectaculares jardines de pago 20140818_193755; la presa, la catedral, etc. Es todo espectacular.

  1. BATH (CENTRO)-BRISTOL (HOTEL)

Después de Bath y tras llegar al hotel de Bristol, descubro que es un buen hotel (gracias a Dios). Las habitaciones son muy espaciosas, con mobiliario básico, pero gigantes. La cama es también enorme, no sólo la de matrimonio de mis padres, sino también la supletoria, es decir, la mía. La cena en el hotel, que está incluida en el circuito, ¡¡cómo está de rica!! En serio, me encanta. Sobre todo después de la comida “regulín” del mediodía. Como se nota que el cocinero es español… Jajajajaja.

  1. BRISTOL (HOTEL)-BRISTOL (CENTRO)

Tras la cena, vamos andando al centro de Bristol (con un mapa que nos dan en el hotel), que está a unos diez minutos del centro a pie. En el centro, hay algo de ambiente, aunque no mucho. Lo suficiente para dar una vueltilla después de cenar y antes de ir a la cama. Por cierto, he de confesar que estar en Bristol me hace especial ilu (aunque dicen que la ciudad es muy comercial pero no muy turística), porque es el escenario de la serie Skins, a la que me aficioné hace unos cuatro años.

Damos una vuelta como de media hora y nos volvemos al hotel, porque aparte de que ya es noche cerrada, mañana nos tenemos que levantar a las seis y media de la mañana, y estamos ¡super cansados! Me encuentro fatal otra vez, a ver si por la noche se me pasa.

Antes de acabar este post, se merecen una mención especial dos señores bastante mayores que forman parte del circuito y que tienen ¡una energía y una marcha! Que ya las quisiera yo para mí ahora… (Además, aunque yo entonces no lo sé, un día disfrutarán de la visita sorpresa de sus hijos y nietos, quienes viven en el Reino Unido. ¡Será realmente entrañable!)

La otra mención va para el chico rubio de la recepción del hotel Ibis Bristol, a quién casi ningún español de nuestro grupo entiende por su “curioso” acento (la verdad es que habla muy raro), pero que es especialmente amable y atento conmigo (sospecho que porque soy la única que le entiende… Jajajajaja) Se merece un aplauso, al menos por mi parte.

Por cierto, durante el día de hoy hemos pasado junto/sobre dos ríos distintos: el famoso río Támesis y el río Avon.

Aquí termina el fragmento de mi circuito por hoy. En próximos días seguiré contándoos…

¡Hasta la próxima!

PD. Acabo de saber que he aprobado el examen B2 de italiano. ¡Bieeeeeeen! Y ya me he apuntado a alemán (nivel iniciación, porque no tengo ni idea) No paro quieta… Jajajajaja.

Posted in Viajes | Tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Leave a comment

CIRCUITO 2014: DÍA 2 (MÁS LONDRES)

DÍA 2: LONDRES

  1. LONDRES (HOTEL)-LONDRES (CENTRO)

Nos levantamos muy pronto, a las seis y media de la mañana… Sarna con gusto no pica, dicen. Durante todo el día, usamos la London Pass que compramos el día anterior. Lo primero que hacemos es ir a la Tower of London, que mola mucho. La abren a las 10, pero a las 9 y media ya estamos allí haciendo cola. Y hemos hecho bien, porque falta media hora para que abran y ya tenemos gente delante. A lo largo del día, debe pasar por allí medio mundo. Nosotros (mis padres y yo), en cuanto entramos, lo primero que visitamos son las Joyas de la Corona, que se me antojan verdaderamente impresionantes. Además, por todo el recinto hay salas interactivas para niños y adultos, que hacen la visita muy entretenida.

Nuestro segundo destino, London Pass en mano (es decir, entrando por la cara y sin esperar), es la Tower Bridge eju y sus espectaculares vistas. Hay salas con fotos, carteles explicativos, juegos, etc. Merece la pena. Con la misma entrada se pueden visitar los bajos fondos de la Torre del Puente, es decir, los motores que permiten que puede abrirse y cerrarse.

Tras eso (sin perder ni un minuto en descansar, qué dura es la vida del turista), hacemos el crucero por el río Támesis hasta la parada de la Westminster. Es muy bonito el paseo en barco, incluso con un tiempo no soleado precisamente. Además, nos toca un guía guapísimo y muy simpático que nos va contando (en inglés, claro-Me congratula entenderlo perfectamente) lo más significativo que hay a cada lado del río. Al salir, le doy un par de libras de propina porque se lo ha merecido (y por guapo, para qué engañarnos… Jajajajaja)

Al bajarnos del barco, vemos por fuera (y nos sacamos las fotos de rigor) delante del Big Ben y de las Casas del Parlamento. De pronto, comienza a diluviar y nos compramos un par de paraguas. ¡Y yo en sandalias! Aprovechamos para comprar también un par de chocolatinas por si nos da la pájara (un turista nunca sabe cuándo va a comer) Vemos la Abadía de Westminster también por fuera porque resulta que está cerrada. Aunque curiosamente la tienda de la Abadía sí que está abierta. Compramos en dicha tienda otro paraguas.

Después nos dirigimos a la pequeñita pero preciosa Banqueting House (también incluida en la London Pass) para ver su maravilloso techo, decorado con pinturas de Rubens eju2. Por el camino vemos la famosa Downing Street (ahorra cerrada al público con barrotes y custodiada por varios policías); y por la Horse Guards Parade, es decir, el lugar de las guardias a caballo. Los pobres caballos tienen que soportar las fotos y toqueteos de medio Londres. Jajajajajaja.

Tras ocho mil paradas en metro y un ratito andando mientras nos comemos un sándwich (ozú, qué duro todo), llegamos al Royal Albert Hall, donde hacemos un tour muy muy interesante y entretenido (qué de usos ha tenido este enorme teatro, madre mía). Por ver, ¡vemos hasta el baño donde hace pi-pi la reina cuando acude al teatro! Me llevo una sorpresa, porque me gustan mucho tanto el Royal Albert Hall (como edificio), como la visita y lo que nos cuentan en ella. Resulta ser un tour de lo más didáctico con una guía muy simpática y pizpireta. En un momento dado, la guía le pregunta a mi padre “Where are you from?” y mi padre hace unos gestos muy raros como si estuviera bailando el aserejé para hacerle ver que no entiende nada. Jajajajajajaja.

Junto al Royal Albert Hall, está el impresionante a la par que gigante Albert Memorial eju3, que merece al menos un puñado de fotos. ¡Qué grande y qué de oro!

Nada más salir del Royal Albert Hall nos vamos corriendo (¡y menuda carrera!) al Kensington Palace (última visita que hacemos con la London Pass), ya que lo cierran a las cinco. No es un palacio muy grande, pero es bonito de ver y tiene una exposición con trajes de Diana y diversas reinas. ¡Debo de confesar que me encanta! Jajajajajaja. A la salida, me compro un bolígrafo en la tienda de souvenirs. Me alegro cuando descubro que con la London Pass me hacen un descuento… ¡de 0,19 céntimos! XD

Cuando terminamos, nos paseamos por las principales calles de Notting Hill, no sin antes hacer mil preguntas para llegar a todos los sitios (la gente es general no es nada borde, by the way). Cuando nos cansamos, cogemos un bus (conducido por un señor bastante desagradable, por cierto) con destino a Chelsea. Allí, damos otra mini-vueltilla (porque ya no podemos ni con el alma) hasta que, cogiendo otro bus, llegamos al London Eye. Como el primer día ya compramos el ticket para subir, apenas hacemos cola. En menos de lo que canta un gallo, ya estamos subidos en una de las “cápsulas” de la noria. Y encima tenemos la suerte de hacer la mitad del viaje de día y la otra mitad de noche, de manera que disfrutamos de Londres en todas sus facetas. Cuando me bajo del London Eye, aún sigo maravillada por las vistas y lo único que me da pena es que las fotos que saco en lo más alto de la noria (os las pongo para que las veáis) no hacen en absoluto justicia a la belleza que ha estado ante mis ojos. ¡Qué verdadera preciosidad es Londres desde las alturas!

eju4

eju5

eju6

Sin haber cenado siquiera, volvemos al metro para dirigirnos a Leicester Square y Picadilly Circus. Nos encontramos ambos lugares llenos de gente y de bullicio, y con sus famosas luces y neones. Los comercios y enormes tiendas siguen todavía abiertas pese a que ya es tarde. En un McDonald’s que hay en Picadilly comemos unas hamburguesas consumidos por el hambre, aunque la higiene deja mucho que desear. Para bajar la “cena”, nos recorremos la calle de los teatros. Incluso nos adentramos en los comienzos de Chinatown.

  1. LONDRES (CENTRO)-LONDRES (HOTEL)

Pero como nos da un poco de cosilla ir por ahí solos, puesto que ya es de noche; y porque estamos derrotados por el cansancio (para qué engañarnos), nos retiramos a casa (aunque tardamos la vida hasta llegar al hotel en metro por los mil trasbordos que hay que hacer) Nos dormimos enseguida porque estamos exhaustos, pero con la intriga de saber que mañana empezamos el circuito oficialmente (es decir, con una guía que nos acompañará a todos los lados) ¡Qué emoción!

Por cierto, como dato así más económico, he de decir que haciendo cálculos, con la London Pass de un día, nos hemos ahorrado entre entradas y tal, casi 36 libras (que se dice pronto) ¡Já!

Hasta aquí el fragmento de mi circuito por hoy. En próximos días seguiré con la narración…

¡Hasta la próxima!

Posted in Viajes | Tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 2 Comments

CIRCUITO 2014: DÍA 1 (LONDRES)

Hola a tod@s, acabo de volver de unos diítas de sol y playa en la Costa Brava y procedo a contaros mi viaje previo por Inglaterra y Gales, tal y como os prometí.

Ya tenía ganas de actualizar el blog y contaros todo, porque fue un circuito muy completo y un viaje genial, así que on y va:

DÍA 1: CASA-LONDRES

1. CASA-LONDRES (AEROPUERTO)

El vuelo desde mi casa a Londres dura sólo 1 hora y cincuenta minutos, y se me hace especialmente corto porque hace mucho tiempo que no cogía un avión  (mis últimos viajes han sido por carretera) y por la emoción de visitar un país que no conozco. Y eso que el vuelo sale con un poco de retraso.

Al llegar al aeropuerto, preguntamos (bueno, lo hago yo, que para algo me pagaron mis padres durante años las clases de inglés) cuánto cuesta el taxi al hotel. Y nos dicen que… ¡70 u 80 libras! Porque el hotel está bastante lejos (en Old Street). Así que decidimos ir en metro, ya que aparte de barato, a mí me resulta bastante sencillo de utilizar. Después de usar el metro de París, New York, Budapest, etc. cualquier metro es sencillo… Jajajajajaja. Y eso que en este caso tenemos que hacer dos trasbordos y cien mil paradas.

Bueno, en realidad, antes de salir del aeropuerto, vamos a la oficina de turismo que hay en la Terminal 3, donde nos atiende una amable ciudadana londinense con acento (y aspecto) indio (primer reto lingüístico superado con éxito, ¡sí!)

Allí, compramos la London Pass (la tarjeta con la que evitas colas en los sitios turísticos, puedes acceder a todos los museos, monumentos, atracciones, etc. y consigues descuentos en algunos restaurantes y tiendas) para un día, la visita al London Eye y la tarjeta Oyster de transporte. Que nos gastamos una fortuna allí nada más llegar, vamos.

  1. LONDRES (AEROPUERTO)-LONDRES (HOTEL)

En el metro, una amable señora nos dice: “Enjoy your holidays!” mientras nos guiña un ojo. Cuando salimos del metro, no conseguimos encontrar el hotel, así que tengo que preguntar a siete u ocho personas hasta que me dan unas indicaciones medianamente decentes. Y es que resulta que la zona de Old Street y Angel es de discotecas y bares de despedidas de solteras…

Menos mal que encuentro a un chico simpático que me ayuda, tras varias personas que ni me miran. Así que puedo decir que en Londres hay gente de todo tipo. La primera impresión del hotel, una vez que llegamos, es buena. No es lo mejor del mundo, un poco viejo, pero bueno, suficiente.

Con toda la caminata hasta el hotel, nos morimos de hambre, así que tras hacer el check-in, nos dirigimos al supermercado más cercano (que cierra a las 11 de la noche) a comprar unas sándwiches y unas galletas muy baratas. Nos atiende en la caja un señor indio clavado a un primo mío. ¡Increíble!

Nos comemos todo en el hotel y decidimos irnos a dormir para coger fuerzas para el día siguiente…

¡Va a ser un día largo!

Hasta aquí este primer día del circuito… En próximos días iré posteando el resto de los días del circuito, que son sin duda mucho más interesantes.

¡Hasta la próxima!

Posted in Viajes | Tagged , , , , , , , | Leave a comment

Aquitania: Calor y diversión à la française (II)

(Ahí va continuación del post “Aquitania: Calor y diversión à la française (I)” –Reeditada debido a problemas técnicos, espero que os guste ;) )

Al día siguiente, después de dormir poco y menos, eso sí, habiendo hablado hasta por los codos con nocturnidad y alevosía, fuimos a la playa bien tempranito. Ya me había aprovisionado de dos revistas francesas para ensayar el idioma mientras leía cotilleos. ¡Qué a gustito se estaba en la playita! Nos dio tiempo a hacer de todo: tomar el sol, leer, pasear, hacer tests chorras, recolectar conchas de todo tamaño… Y yo sobre todo, ¡bañarme! Ah, claro, y fichar franceses buenorros. Jajajajajaja. Hay que ver lo que cambia el panorama nada más pasar la frontera. ;P

Después, a la hora de comer, lo teníamos todo planeado jeje. Comimos las cosas horrorosas que habíamos comparado en el super el día anterior y cogimos un bus hiper caro (5 euros ida y otros 5 euros vuelta) para visitar Hossegor, un pueblo como a media hora de Vieux-Boucau (rebautizado como “Bravucón” por mis amigos XD). En el trayecto, descubrimos que eran fiestas en Bayona (y que para ellas, se visten igual que en Sanfermín) “Otra vez será”, pensamos.

Cuando llegamos a Hossegor, el calor seguía siendo insoportable. La verdad es que no había mucho que ver (alguna iglesia DSC_0770, los chavales saltando peligrosamente al río desde el puente, etc.) ni qué hacer allí si no eres un surfero, así que nos sentamos a tomar algo en una terraza muy cuca pero super cara. 3,70 euros una coca-cola. ¡Qué robo!

Volvimos a Vieux-Boucau al de un rato y decidimos comer unas pizzas en La Pizzaiolette (restaurante que yo conocía de la última vez que estuve allí), porque el paté, el queso y el pan bimbo nos salían ya por las orejas. Las pizzas estaban buenísimas (qué ricas y qué variedad- Había una pizza hasta de kebab) y además el camarero era guapísimo. ¡Qué suerte tuve! Jajajajajaja. Tras eso, volvimos al lago marino, ya que el anochecer del día anterior nos había impactado. Pero llegamos tarde y ya apenas vimos nada. En fin, breve y bueno, dos veces bueno. O eso dicen. Jajajajajaja.

Entonces, fuimos a la verbena de Vieux-Boucau en el frontón, con la pena de no haber llegado a la sardinada previa. Habían puesto un DJ y todo, y había mucho ambiente. Primero pusieron éxitos antiguos y luego los más modernos para que la gente de todas las edades se pudiera divertir. Parece mentira la fama que tienen los franceses de sosos, porque aquí estaban bailando todos como locos sin vergüenza ninguna. La música sonaba a todo volumen. Nos tiramos media noche riéndonos de los estrambóticos bailes de algunos y de sus pintas de turistas. En alguna ocasión, uno de mis amigos y yo nos animamos a bailar. Como cuando pusieron varias canciones de Grease. Un clásico :)

Total, estábamos en Francia y nadie nos conocía. Reconozco que me solté un poco la melena, incluida la forma de vestir. En casa nunca se me hubiera ocurrido ir así, pero ¿para qué están las vacaciones?

Nos fuimos al hotel sobre las doce y media (y aún no se había acabado el fiestorro, para qué luego digan) porque estábamos cansadísimos. Entre el no dormir y el ir de acá para allá… Esa noche parece que hizo menos calor, o nosotros estábamos más cansados, pero dormimos bastante mejor, casi de un tirón.

Al día siguiente, oh, el último día, nos desplazamos a Moliets tras comprar los últimos souvenirs. La playa de Moliets es gigante DSC_0784 pero algo menos bonita que la de Vieux-Boucau. Aun así, está fenomenal. Nos tiramos allí 3 horas o más. Yo me divertí sobremanera saltando olas como una niña con uno de mis amigos durante un buen rato. Ahí es cuando me quemé la espalada (dios, todavía la tengo al rojo vivo) pero que me quiten lo bailao. ¡Cómo nos hemos divertido!

Comimos en la playa los restos de la compra del super y cuando nos fuimos, me tomé un granizado que me supo a gloria con todo el calorazo. Antes de volver a casa, paramos en Capbreton, donde comimos una plancha de quesos, jamón, etc. y dimos el último voltio antes de regresar a la rutina. Fue un fin de semana intenso, pero muy divertido. Estábamos exhaustos (aunque no dejamos de hablar hasta llegar a destino) pero sin duda mereció la pena. Y encima no fue muy caro. ¡¡Hay que repetir!! ;)

Vamos, que os lo recomiendo. Además, ahora ya tenéis las claves para aprovechar vuestra estancia en las Landas al máximo si seguís mis consejos.

¡Hasta la próxima!

Posted in Viajes | Tagged , , , , , , , , , , , , , | Leave a comment

Vacaciones 2014: Circuito por Inglaterra y Gales

¡Buenos días a tod@s! Como os prometí anteriormente, os voy a desvelar el viaje que mis padres y yo vamos a realizar en menos de una semana. Chan chan chan: ¡Un circuito de 9 días por Inglaterra y Gales! Sin título

Finalmente, nos hemos decidido por primero, hacer un circuito, ya que hacía mucho que no hacíamos uno (desde el de Praga, Budapest y Viena) y porque, aunque son más caros, nos apetecía ir “a mesa puesta”. Y segundo, hemos elegido ir por distintos lugares de Inglaterra y Gales (y claro está, pasando por Londres) dado que nunca habíamos visitado Londres (por extraño que parezca) y porque después de barajar el visitar Inglaterra y parte de Escocia en el mismo circuito, lo descartamos por ser excesivamente caro. Oooooh. Bueno, así me queda Escocia para otra vez. (Hay que mirarlo todo por el lado positivo :) )

Ahora os voy a detallar el recorrido que vamos a hacer por Inglaterra y Gales. Que os adelanto que me tiene emocionada porque Reino Unido es un territorio nuevo para mí y porque ya tenía ganas de un circuito con todo preparado. Allá va:

DÍA 1 ESPAÑA-LONDRES
Llegada a Londres y traslado al hotel.

DÍA 2 ESPAÑA-LONDRES 
Tiempo libre, para disfrutar del West End por sus cines, bares, clubes, teatros y restaurantes; la Abadía de Westminster; el palacio de Buckingham; Clarence House; Banqueting House; el Distrito de Kensington y Chelsea, con sus museos (Science Museum, el Natural History Museum, el Victoria and Albert Museum) y Hyde Park; la Catedral de San Pablo, la National Gallery, la Tate Modern; el London Bridge, el Tower Bridge y la Torre de Londres, el Museo Británico, etc.

DIA 3 LONDRES- WINDSOR-SALISBURY-STONEHENGE- BATH-BRISTOL
Saldremos en dirección a Windsor, donde haremos una parada para ver el Castillo de Windsor, la residencia oficial de la Reina de Inglaterra. Continuación a Salisbury, donde visitar la catedral de 1221, obra maestra de la arquitectura inglesa gótica. Tras el almuerzo, visitaremos el famoso Stonehenge. Después, haremos una última visita a Bath, población que alberga baños romanos en perfecta conservación. Podremos disfrutar de tiempo libre hasta la salida a Bristol, donde pasaremos la noche.

DÍA 4 BRISTOL-OXFORD-STRATFORD UPON AVON-CHESTER-LIVERPOOL
Salida hacia Oxford, famosa por ser la más antigua ciudad universitaria de Gran Bretaña y uno de los principales centros educativos del mundo. Continuación a Stratford-Upon-Avon, localidad que vio nacer a William Shakespeare. Después, partiremos hacia Chester, ciudad rodeada de murallas romanas y medievales, con casas del estilo Tudor. Tiempo libre antes de salir hacia Liverpool liverpool_arte_cultura, ciudad que vio nacer a los Beatles y que cuenta con un puerto de los más importantes del mundo. El Albert Dock sigue siendo uno de sus principales atractivos, destacando también sus dos catedrales, la Tate Liverpool, St. George Hall, etc. Cena y alojamiento.

DÍA 5 LIVERPOOL
Realizaremos la visita al Parque Nacional de Snowdonia, donde se encuentra la montaña Snowdown, la más alta de Gales. Allí, el “Snowdon Mountain Railway” nos llevará a la cima de la montaña para disfrutar de las vistas. Después saldremos hacia Caernarfon, donde disfrutaremos de tiempo libre para admirar el castillo construido por el rey Eduardo I de Inglaterra. Cena y alojamiento en Liverpool.

DÍA 6 LIVERPOOL-REG. LAGOS-FOUNTAINS ABBEY-Cº DE YORK
Realizaremos la visita a la región de los lagos, conocida como “La Pequeña Escocia”, con las impresionantes cadenas montañosas de Cumbria y más de 16 lagos. Realizaremos asimismo un paseo en barco en el lago Windemere, el mayor de Inglaterra. Continuaremos nuestro viaje hacia el Condado de Yorkshire, donde visitaremos la Fountains Abbey, abadía fundada en 1132. Llegada al hotel en Bradford y cena.

DÍA 7 CONDADO DE YORK-CAMBRIDGE-LONDRES
Salida hacia la ciudad-fortaleza de York, fundada por los romanos, en el valle del mismo nombre, donde realizaremos una visita guiada. Tras el almuerzo, continuaremos hacia Cambridge, con tiempo libre para pasear por la ciudad. Es uno de los mejores conjuntos de estilo Tudor de toda Gran Bretaña, y una ciudad universitaria inglesa muy antigua, que de hecho debe su fama a la Universidad de Cambridge. Después, continuaremos hacia Londres, donde nos alojaremos.

DÍA 8 LONDRES
Panorámica de la ciudad, donde descubrir los símbolos más importantes que la identifican, y después tiempo libre para seguir perdiéndonos por Londres. Alojamiento.

DÍA 9 LONDRES-ESPAÑA
Algo de tiempo libre por la ciudad, antes del vuelo de regreso y fin del viaje.

¿Qué os parece el circuito que vamos a hacer mis padres y yo? ¿Os gusta tanto como a mí?

Como en breve vamos a irnos (menos de una semanita), estaré una temporadita sin actualizar el blog, pero no os penséis que me voy a olvidar de vosotros, porque en mis nueve días de circuito voy a escribir todos los detalles y todo aquello que considere relevante en una libretilla (como el año pasado) para luego periódicamente ir contándooslo por aquí. ¡Nos vemos a mi vuelta!

¡Hasta la próxima!

PD. Os traeré noticias frescas… Jajajajaja.

Posted in Viajes | Tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 6 Comments

Aquitania: Calor y diversión à la française (I)

¡Hola a tod@s! Ya he vuelto de mi viaje de rélax de 3 días (viernes, sábado y domingo) en las Landas (Aquitania, Francia) con dos amigos de toda confianza. Como os prometí, os voy a contar todo lo más interesante. Para empezar, he de decir que lo pasamos genial: fuimos a la playa (y yo salté un montón de olas -Dios, como necesitaba una cosa así), visitamos diversos pueblos, fuimos a una verbena, de compras de souvenirs, de concierto… ¡Hasta tuve tiempo de abrasarme la espalda! Jajajajaja.

Como ya os indicado en diversas ocasiones el pueblo que más me gusta de las Landas es Vieux-Boucau. Por su tiempo, sus espectáculos, su ambiente, etc. Y por su enorme, increíble y genial playa. Nosotros, nada más llegar el viernes, a las 12 o así, ya nos fuimos a la playa, que habíamos salido de casa con casi lluvia y llegamos allí y hacía un sol y un calor… Y ese calor y el soletón se mantendrían durante todo el finde. Yo creo que en las Landas en general y en Vieux-Boucau en particular hay micro clima tropical o algo.

Pues eso, nada más llegar nos fuimos a la playa DSC_0745 sin hacer siquiera el check-in siquiera en el hotel, porque ya sabéis que en Francia hasta las 15 horas no se puede. Llevaba un montón de tiempo sin pisar la playa, ni bañarme, ni relajarme en la arena tirada. Qué lo pillamos con ganas, vamos. Uno de mis amigos y yo nos bañamos al de 5 minutos, porque el agua además estaba buenísima. Disfruté como una loca y eso que al salir se me había ido la mitad del maquillaje y corrido todo el rímel, y parecía “un payaso triste”. Palabras textuales de mis amigos… XD

A las 15.30 aproximadamente hicimos el check-in en el hotel y después fuimos al supermercado a aprovisionarnos para los 3 días. Que somos estudiantes y la economía no da para grandes cosas. Jajajajajaja

Como os dije, el hotel al que fuimos fue “Le Marinero”, que también es un restaurante de marisco maravilloso. Al menos, así lo parece. En comparación con La Pomme de Pin, el hotel al que fui hace dos años, pues hay pros y contras. Le Marinero está en el centro del pueblo, no tan lejos de la playa, es barato (25 euros la noche por persona), tienes libertad para ir y venir, el personal es amable y pese a ser extremadamente simple el mobiliario y pequeñas las habitaciones, están limpias. Sin embargo, oh, horror, no hay aire acondicionado. De hecho, hay wifi y no hay aire acondicionado. Y con el extremo calor que hace en Vieux-Boucau, cuando llega la noche y sigue haciendo calor, quieres morir. Y por supuesto de dormir nada.

Nosotros, la primera noche, entre que estábamos espitosos por la llegada y el calor desértico que había, no pudimos dormir nada. Hablar durante horas, dar vueltas en la cama, maldecir, etc. sí, pero dormir un par de horas como mucho. Luego claro, al día siguiente estábamos antes de las 10 en la playa.

Ah, y merece una mención especial el baño de la habitación, que parece el de un avión, por feo y por pequeño. Jajajajajajaja

La Pomme de Pin, por su parte, tiene aire acondicionado, las habitaciones son mejores (ligeramente) y está en la misma playa. Sin embargo, es más caro (el doble por noche exactamente) y algo alejado del centro. En fin, cada uno con sus prioridades.

El primer día, después de dejar las maletas en Le Marinero, fuimos al super, como ya os he dicho. A ver, nos salió baratito por persona (13 euros y medio en total los tres días) pero vamos, fuimos cogiendo lo más barato de lo más barato (bonito, pan de molde, paté, queso, jamón…) Porque Francia es un rato cara, eh… Aunque claro, una dieta como esa no se aguanta más de 3 días. Jajajajajaja

Como después de eso, ya se nos había hecho tarde para volver a la playa o ir a otro pueblo, miramos los horarios del bus para el día siguiente y nos fuimos a comprar lo que yo llamo “chuminadas de recuerdo” en las innumerables tiendas que pueblan Vieux-Boucau. Hay que ver lo que nos gustan a los 3 las tonterías de recuerdo. Después de comprar de todo para abuelos, amigos, etc. y para nosotros mismos (¡claro!) nos fuimos al hotel a cambiarnos, cenar y nos dispusimos a escuchar un concierto de “Les Fumeurs de Gitanes” junto al lago marino (léase “lak maran” en francés) que previamente habíamos visitado entre compra y compra.

Las vistas del anochecer, el lago marino y el mar a lo lejos resultan ser espectaculares. ¡Qué preciosidad! Os dejo foto DSC_0767. El concierto es un poco aburrido, debe ser que nosotros no entendemos la música francesa antigua. Así que con esas taciturnas melodías de fondo, nos dedicamos a parlotear durante horas a los pies del lago marino. Como hace calorcito, se está de madre. Nos volvemos relativamente pronto al hotel, a las 12 o así, porque ya hemos hecho un poco de todo. Y porque hay que descansar para mañana. Aún no sabíamos el infierno de noche que nos esperaba.

Continuará… :)

¡Hasta la próxima!

PD. Ya sé que he tardado bastante en actualizar el blog esta vez, pero es que hemos estado en casa pintando, limpiando, etc. Espero que pueda actualizar antes la próxima vez ;)

Posted in Viajes | Tagged , , , , , , , , , , , | 2 Comments

RECOMENDACIÓN 28: CAMPO DE CONCENTRACIÓN DE DACHAU EN ALEMANIA

Soy consciente que esta recomendación así, a primera vista, parece un poco… No sé, siniestra.

¿A quién se le ocurre recomendar visitar un campo de concentración campo-de-concentracion-de-dachau_124418 donde ocurrieron hechos sumamente desagradables y dramáticos? En cierto modo sí lo es (una recomendación siniestra), ya que visitar un campo de esas características no es el plan más “normal” para un día en familia, por ejemplo.

Pero se me antoja una experiencia tan increíble y desgarradora, que no podía dejar de recomendarla desde aquí, sobre todo a esas personas que aman la Historia. Bueno, en realidad, a todo aquél que tenga curiosidad por saber hasta qué límites puede llegar la maldad humana… A mí personalmente, visitar un campo de concentración me marcó profundamente. Pero para bien. Es uno de esos momentos en los que uno se da cuenta de que está madurando. Entender lo que importa, lo que no… Valorar lo que tienes.
Y es que en verano no todo van a ser risas y jajaja, hay tiempo para todo, incluidas este tipo de actividades “profundas”. Y si no, sería conveniente no moverse de Benidorm y alrededores.

Por tanto, si visitáis Alemania, no os perdáis el ir al campo de concentración de Dachau 8986081102135237 (es el que yo visité) o a algún otro (desgraciadamente, hay muchos para elegir) El de Dachau en concreto, no está excesivamente lejos de Múnich si vais en coche y como os he dicho, es algo verdaderamente recomendable. Para que entendáis un poco mejor de qué va el asunto, os dejo un extracto de lo que escribí en mi diario tras visitar Dachau:

“Simplemente al entrar, el silencio reinante ya da escalofríos… Y según se recorre el largo camino con piedras hasta la puerta del campo, se puede incluso sentir todo el dolor y el sufrimiento allí concentrado. Es como si estuviera en el aire o en el ambiente… Es una experiencia única, pero de verdad.
Cuando se comienza a caminar por el campo y visitar las distintas estancias del terror en las que aún se conservan algunos de los instrumentos de tortura utilizados por los nazis e incluso enseres de los ex-presos del campo, es realmente como si se estuviera reviviendo todo lo allí vivido…

Dibujogh

El momento en el que entramos a ver el crematorio fue ya… 220px-Dachau_Ofen

Se siente algo indescriptible, como una extraña rabia que nos hace preguntarnos cómo es posible que ocurriera algo así… Es una experiencia que te remueve por dentro. Y al irte, te das cuenta que algo en ti ha cambiado. Ayuda a que te replantees algunas de tus prioridades en la vida”

Espero no haberos deprimido o algo con mi entrada… Sólo quería demostrar lo interesante que resulta que me hagáis caso con esta recomendación.

¡Hasta la próxima!

PD. Este finde me voy de rélax a Las Landas y como siempre, y tal cómo os adelanté, cuando vuelva os contaré qué tal con todo lujo de detalles ;P

Posted in Viajes | Tagged , , , , , , | 2 Comments