CIRCUITO 2014: DÍA 5 (CHESTER-CAERNARFON-SNOWDONIA-LIVERPOOL)

DÍA 5: CHESTER-CAERNARFON-SNOWDONIA-LIVERPOOL

  1. LIVERPOOL (HOTEL)-CHESTER (CENTRO)

Hoy madrugamos de nuevo tras un desayuno un tanto mediocre, pero suficiente. Chester está a unos 45 minutos de Liverpool. El pueblo es una auténtica delicia, como dice la guía. Aunque bueno, para ella todo es una auténtica delicia. En serio, es increíble la cantidad de veces que la guía dice la muletilla de “es una auténtica delicia”. Hasta está provocando cachondeo entre muchos de los participantes del circuito. Las casas de Chester son muy bonitas y las tiendas muy pequeñitas y curiosas, pues la mayoría están como en un segundo piso. La catedral también es preciosa, aunque para verla hay que dar una “donación” obligatoria de 3 libras. En todo caso, Chester merece la pena.

  1. CHESTER (CENTRO)-CAERNARFON (CENTRO)

De Chester a Caernarfon, un pueblo Patrimonio de la Humanidad, hay una hora de viaje más o menos. Está empezando a llover. Puff. Pero en seguida para. Menos mal. Caernarfon es un pueblo bastante pequeño. Salvo el castillo, impresionante, hay poco que ver. Entramos en la iglesia y nos atiende una señora muy amable, que nos explica: “aquí está el órgano”, “aquí los bancos”, etc. Qué simpática. Lo que me gusta especialmente es que en Caernarfon está todo baratísimo. Aprovecho y le compro una postal sobre Gales a un amigo de la universidad. Aunque todavía no es muy tarde, comemos en Caernarfon porque esa comida viene incluida en el circuito. El restaurante se llama Black Boy. Lo que nos ponen está bastante rico, aunque parece que todo tiene la misma salsa (¡hasta el postre!) Las camareras son muy majas y atentas, y aguantan los vaciles y las tonterías del personal con una sonrisa. Hay una camarera española, pero precisamente es la que menos entra en el cachondeo. Supongo que cuando hablan tu mismo idioma, las vaciles no son tan divertidos…Jajajajaja. Una cosa que me llama la atención es la manía que tienen en Reino Unido de acompañar todos los platos con patata: patatas fritas, patata asada, patata cocida, etc. Oigo en más de una ocasión a gente del circuito riéndose de la manía “patatera” de los ingleses. Anda que no tienen guasa en este circuito… XD.

  1. CAERNARFON (CENTRO)-SNOWDONIA (PARQUE NACIONAL)

Nada más llegar al Parque Nacional de Snowdonia, nos montamos en el Snowdon Mountain Rainway, es decir, en el tren (con pinta de antiguo ferrocarril) P434 Snowdon Mountain Railway and Cloggy que sube a la cima de Snowdon, la montaña más alta del Parque. Veo (aunque nosotros tenemos los tickets incluidos en el precio del circuito) que el famoso tren es bastante carillo.

El viaje en el tren dura una hora la ida y otra hora la vuelta, por lo que se hace un poco pesado. Pero no puedes irte de Snowdonia sin montarte en el tren. ¡¡Los paisajes son increíbles!! gales_snowdonia2 imgSnowdon Por algo es la mayor atracción del Parque. La verdad es que ir viendo los diferentes paisajes que van apareciendo según subes en el tren es una experiencia más que recomendable. Montañas, lagos, algún animal, atrevidos montañeros… Lo cierto es que las vistas son muy diversas.

Lo único, un aviso, si vais en verano a Snowdonia y hace buen tiempo e incluso calor, no os dejéis engañar. En la cima hay una niebla y hace un frío que te mueres. Pero exagerado. Apenas unos minutos allí y se me pone la nariz roja como un tomate. El próximo tren viene al de media hora por lo que hay que esperar en la cima de la montaña, pero por lo menos hay bar. En realidad para subir a la cima, cima, hasta la punta más alta de la montaña, hay que ir andando unos diez minutos desde donde te deja el tren. Yo, como una valiente, me atrevo y subo, pero casi muero. Se me ve toda la cara roja incluso con el maquillaje encima. Me pregunto cómo hay gente que sube hasta aquí arribotas desde abajo del todo ¡¡y por gusto!! Qué poco aventurera y/o montañera soy… jeje.

Cogemos el tren al de media horita (por Dios, qué frío) y bajamos, en un viaje que dura una hora (como ya os he dicho), por lo que al final se hace un poco aburrido. Al menos como en cada vagón del tren caben 8 personas vamos todos de charleta. La guía nos anuncia que nos van a poner en el autobús (porque ya hemos acabado de ver la peli de Billy Elliot) la película (inglesa, por supuesto) de Un funeral de muerte. Me da una buena noticia, ya que esa peli me encanta y me mata de la risa. Con lo cansada que estoy, me hace falta un poco de marcha jajajajaja.

Antes de subir al autobús (mientras los señores más mayores del circuito reciben la visita sorpresa de sus hijos, quienes viven en Inglaterra y a los que hace tiempo que no veían), le compro un gorro con el dibujo de la montaña Snowdon a mi mejor amigo en la tienda de souvenirs del Parque, muy completa, pero también carísima.

  1. SNOWDONIA (PARQUE NACIONAL)-LIVERPOOL (HOTEL)

El viaje hasta volver a Liverpool es bastante largo, del palo de 3 horas. Como os he dicho, nos ponen “Un funeral de muerte”. Hay que ver, por muchas veces que la vea, me sigue haciendo reír como una loca. Y parece que al resto del autobús también (sobre todo a un grupito de colombianos que han bebido demasiado) Estamos muy cansados, pero las risas con la película nos dan un poco de energía. Al llegar al hotel, nos duchamos y bajamos a cenar (que por cierto hoy está más mala)

  1. LIVERPOOL (HOTEL)-LIVERPOOL (CENTRO)

Tras cenar, damos un paseo por el puerto (aunque no hay mucha peña, la verdad) y por el centro comercial. Pero en seguida nos vamos a dormir, que el sueño aprieta y mañana (os podéis imaginar qué) ¡hay que madrugar! XD

  1. LIVERPOOL (CENTRO)-LIVERPOOL (HOTEL)

Tumbada en la cama del hotel, tras volver del paseo, le digo adiós a Liverpool y me digo que tendré que volver algún día con mis amigos para irnos de fiesta… ¡y de compras! Jijiji.

Hasta aquí esta parte de mi circuito por hoy. Seguiré con la narración as soon as possible…. (Ya con el día 6, ¡de 9!)

¡Hasta la próxima!

PD. Siento este último retraso con la actualización del blog, pero por diversos motivos no he podido hasta hoy por la noche (entre otras cosas, por mi cumple) :D

Posted in Viajes | Tagged , , , , , , , , , , , , , | Leave a comment

CIRCUITO 2014: DÍA 4 (OXFORD-STRATFORD UPON AVON-LIVERPOOL)

DÍA 4: OXFORD-STRATFORD UPON AVON-LIVERPOOL

  1. BRISTOL (HOTEL)-OXFORD (CENTRO)

Hoy madrugamos bastante (¡otra vez!) para coger el autobús y por el camino nos van poniendo pelis para entretenernos (hoy Jane Eyre y Shakespeare in Love, todo muy apropiado como veis XD). Al menos no nos aburrimos en lo largos recorridos de bus… De Bristol a Oxford hay una hora y media de viaje, pero sin duda merece la pena. En mi agenda apunto “Oxford me encanta, muy british”. Al llegar, la guía nos hace un recorrido para ver lo más destacado del lugar. Lo que más me gusta son los colleges (algunos puedes entrar gratis, otros pagando y algunos sólo puedes asomarte a la entrada) y la biblioteca redonda, curiosa cuanto menos. La catedral también es preciosa. Cuando la guía nos “deja” tiempo libre, visitamos el famoso college Christ Church, famoso por inspirar el Gran Comedor de Hogwarts de Harry Potter fotos-oxford-christ-church-college-012 . Me comentan que incluso algunas escenas de la popular saga del mago se grabaron allí. Estoy muy emocionada por visitar “el comedor de Harry Potter” puesto que yo he leído todos los libros y visto todas las películas del mago. Además, Christ Church como college me encanta, tiene unos jardines espectaculares. Entrar en bastante carillo, nueve euros para los adultos, pero hay descuento de un euro para estudiantes. Paseamos por el pueblo, pero apenas vemos mucho más porque sólo tenemos una hora y es un muy poco tiempo. Me quedo con pena de no haber visto la tienda de Alicia en el País de las Maravillas, pero como yo siempre digo ¡para la próxima! Volvemos al bus corriendo para no llegar tarde y una vez más no tengo tiempo para comprar un recuerdo (como por ejemplo la famosa sudadera en la que pone “Oxford”) en las numerosas tiendas de souvenirs que pueblan Oxford.

  1. OXFORD (CENTRO)-STRATFORD UPON AVON (CENTRO)

Antes de llegar a Stratford Upon Avon nos explican que éste es el pueblo de Shakespeare. El pueblo donde nació Shakespeare, el pueblo donde murió Shakespeare, el pueblo donde vivió toda la familia de Shakespeare… Nosotros, de hecho, visitamos la casa donde el famoso dramaturgo nació (donde por cierto hay una tienda muy chula con todo tipo de cosas relacionadas con Shakespeare, pero de TODO jajajaja), su tumba tumba-shakespeare dentro de la iglesia del pueblo y hasta la casa de su hija. La verdad es que además del morbo porque allí vivió y murió Shakespeare y familia, las casas, pequeñitas, son muy cucas. Eso sí, entrar es caro no, lo siguiente.

Antes de visitar todo eso, comemos en un restaurante cerrado especialmente para nosotros. Lo cierto es que lo que nos ponen allí está bastante rico, aunque un poco escaso. Durante la comida nos toca al lado de unos colombianos y de unos canarios muy simpáticos del circuito con los que todavía no habíamos coincidido y con los que charlamos animadamente. Bajo el restaurante, hay una tienda de toffee casero muy rico. Ummm, está delicioso, se te derrite en la boca.  Eso nos da fuerzas para un enorme paseo por el pueblo, aprovechando que en está parada tenemos más tiempo. Además de ver todo lo relacionado con Shakespeare y familia, vemos las callecitas del pueblo, muy monas y llenas de comercios de todo tipo, incluida una tienda con sólo artículos de Navidad. Curioso. Aprovecho para comprarme dos libros en inglés, que están de oferta. Los empiezo a leer ese mismo día en el bus de camino a Liverpool, aunque los aparco enseguida hasta volver a España porque me mareo entera. Resulta que pese a haberlos elegido corriendo he acertado. En los cinco días que me voy a Tossa de Mar (al volver de este viaje por Inglaterra y Gales) devoro ambos libros. Son Sweet Temptation y Think like a freak, por si a alguien le interesa :)

  1. STRATFORD UPON AVON (CENTRO)-LIVERPOOL (HOTEL)

La siguiente parada, en principio, era Chester, pero como hay más de dos hora de viaje y ya no nos va a dar tiempo a llegar a una hora decente, nos marchamos directamente a Liverpool, donde estaremos alojados dos noches. Dejamos la visita a Chester para el día siguiente. Durante el viaje hasta Liverpool, nos ponen a los Beatles de fondo… Muy adecuado, claro XD. El hotel de Liverpool es un Novotel, que está muy bien y es muy moderno. Además, el personal es muy atento y servicial. Las habitaciones no están mal. Tenemos la cena en poco más de una hora, pero como somos así de aventureros, nos vamos de visita por la ciudad de Liverpool. Jajajajaja.

  1. LIVERPOOL (HOTEL)-LIVERPOOL (CENTRO)

Aunque estamos muy cansados (muchas horas por ahí danzando, muchas horas de bus y muchos días madrugando), nos animamos a ir hasta el puerto de Liverpool y ver así el Albert Dock, la noria, los museos por fuera, etc. Liverpool resulta ser una ciudad enorme, muy comercial. ¡Hay unas tiendas gigantes! Cuando veo un Forever 21 (¿Cuándo pondrán esa tienda en España?) de cuatro pisos que ocupa un edificio entero casi entro en shock, sobre todo cuando me doy cuenta que por la hora que es hoy y la agenda de mañana, no podré ni echar un pequeño vistazo… Me tengo que conformar con ver los grandes escaparates. Me congratula comprobar la marcha y la cantidad de bares y “pubs” que tiene Liverpool. “Ir a Liverpool de fiesta con mis amigos” (Nota mental)

Pero aún queda lo mejor del día… Y es que antes de volver al hotel para cenar y con muy poco tiempo, entramos en el famoso The Cavern Club. ¿Hay un sitio más mítico que éste? El lugar donde empezaron a tocar los Beatles. Increíble.Cavern-club the cavern Por cierto, la mano de la foto es mía. Jajajajaja.

Incluso para mí, que mi amor por los Beatles es limitado y no tan exacerbado como en otras personas que conozco, la experiencia de visitar The Cavern es maravillosa. Sólo por eso merece la pena visitar Liverpool. Pensé que tendría problemas para entrar porque ya son las 10 y yo aún no he cumplido los 21 años (ya se sabe cómo son los ingleses para eso) No obstante, entro con toda la seguridad que puedo y sin dudar ni un segundo, y el portero no me dice nada. ¡Já! El sitio tiene una atmósfera especial, es genial. Hay que bajar una larga escalera en caracol hasta llegar, lo que no hace sino acrecentar su encanto. Dentro hay algunos recuerdos de los Beatles (como no) y una pequeña barra. The Cavern está lleno de gente y hay un grupo tocando. La verdad es que es que suenan bastante bien… Ya nos habían avisado que los grupos que tocan en The Cavern suelen ser muy buenos. No estamos mucho tiempo dentro muy a mi pesar, porque hay que volver para cenar (ya llegamos tarde) pero toda la búsqueda para encontrarlo (está bastante escondidito) ha merecido la pena del todo. Una vez más os aseguro que The Cavern tiene un encanto fuera de lo común.

Un aviso: Cuidado con el The Cavern en el que entráis, porque hay un montón de “Caverns falsos” alrededor. Cercioraros que es el “The Cavern” de verdad.

  1. LIVERPOOL (CENTRO)-LIVERPOOL (HOTEL)

Volvemos corriendo al hotel y aun así llegamos un poco tarde a la cena. ¡Oooops! Qué se le va a hacer. Cenamos (la comida no está mal y además es buffet) e imprimimos los billetes de avión (bueno, nos los imprimen en recepción) Como ya es tarde y hemos dado una vuelta pre-cena, decidimos irnos a la cama para acostarnos pronto y así descansar un poco, que mañana (como no) hay que levantarse pronto.

Aquí finaliza el fragmento de mi circuito por hoy. Continuará…

¡Hasta la próxima!

PD. Ya de vuelta en la rutina universitaria, espero poder actualizar el blog cada semana, aunque no sé si podré cumplir todas las semanas. ¡Haré lo que pueda! ;)

Posted in Viajes | Tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Leave a comment

POST ESPECIAL: ESCOCIA MÁGICA (POR ESTRELLA INVITADA)

Hola a tod@s, los que me seguís habitualmente supongo que estaríais esperando que hoy publicara la cuarta entrada acerca de mi circuito por Inglaterra y Gales, pero esta semana os voy a sorprender con una entrada diferente. Para empezar, porque no la he escrito yo.

Tal y como os anuncié hace unos meses, mi amigo y compañero de universidad Koldo, quién se ha pasado todo el verano por Escocia, os va a contar en un post escrito íntegramente por él lo más interesante que se ha encontrado por allí. No os lo perdáis, porque es super informativo y super útil.

Espero que esta colaboración de Koldo no sea puntual y se repita más veces. De momento, allá va este magnífico post:

“Las Tierras Altas de Escocia son un lugar que no deja a nadie indiferente con paisajes sobrecogedores sacados de película.

Si bien la superficie de las Highlands es bastante reducida, el relieve montañoso junto con las carreteras de vía única hace que las distancias se alarguen considerablemente, así que nombraré los sitios a los que merece la pena ir si se dispone de pocos días.

Fort William:
Se encuentra a 2 horas y media en coche desde Glasgow e ir por carretera es en sí mismo una atracción. La A82 pasa por las orillas de Loch Lomond, el lago más extenso de Gran Bretaña y sin duda uno de los más espectaculares, y por Glencoe (verlo te deja sin palabras).

escoces oscuro

Después de bordear el Loch Leven y parte del Loch Linnhe llegamos a Fort William. No esperéis encontraros el Fuerte que da nombre al pueblo, porque lo derruyeron para poder construir la estación de tren. El pueblo en sí está bien para visitarlo para un día (su High street está muy bien conservada y el paseo por las orillas del Loch es muy agradable), pero siendo sinceros su mayor atractivo es su cercanía al Ben Nevis (la montaña más alta del Reino Unido con 1.344 metros).

montaña1 montaña2

 

No es difícil de subir pero que su baja altura no haga confiar demasiado. Durante la primera hora estás subiendo escaleras de roca construidas hace 125 años donde es muy fácil resbalarse y hacerte un esguince. A partir de ahí la subida es bastante monótona y al ser la cima bastante amplia siempre parece que has llegado (¡Pero no! Aún te queda media hora por delante). En total se tardan de media 6 horas en subir y bajar.
Cerca de Fort William se encuentra la pequeña localidad de Glenfinnan famosa por su viaducto que aparece en las películas de Harry Potter.

harry otro

Por último señalaros que el Lago Ness no es ni mucho menos el Loch más bonito de las Highlands. Si no fuera por la leyenda que le rodea pasaría totalmente inadvertido.

ness leven

¡Comparad! A la izquierda el Lago Ness. A la derecha el Lago Leven

j

Curiosidades:
• Si bien es verdad que el inglés escocés es más difícil de entender que el del sur de Inglaterra, paradójicamente a medida que te mueves hacia el norte de Escocia el inglés es más entendible (salvo en Inverness donde hablan con acento del Este).
• En Escocia a los lagos se les llama “Loch” (su “ch” se pronuncia como nuestra “j”) y no “Lake”, a los valles “Glen” y no “Valley”.
• Los mejores meses para venir son mayo y junio. Los días son más largos (amanece a las 4:30 y anochece a las 23:30) y llueve menos que en julio o agosto.
• La gran mayoría de las carreteras en las Highlands sólo tienen un carril. Para permitir que los coches se crucen o adelanten existen los denominados “Passing places” passing places.”

¡Hasta la próxima!

PD. La semana que viene ya volveré con el cuarto día de mi circuito por Inglaterra y Gales.

Posted in Viajes | Tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Leave a comment

CIRCUITO 2014: DÍA 3 (WINDSOR-SALISBURY-STONEHENGE-BATH-BRISTOL)

DÍA 3: WINDSOR-SALISBURY-STONEHENGE-BATH-BRISTOL

  1. LONDRES (HOTEL)-WINDSOR (CENTRO)

Hoy madrugamos mucho para coger el autobús y empezar la ruta, y yo estoy destrozada del día anterior. Me encuentro realmente mal y me duele todo. Pero en fin, aún soy joven, se supone que puedo con eso y más. Cuando subimos al bus, me sorprendo al comprobar cuanta gente va a hacer el circuito con nosotros. ¡Somos 50 personas por lo menos! Y la media de edad es bastante elevada… Jajajaja.

En Windsor, que está a una hora más o menos, no estamos mucho tiempo, la verdad, pero lo suficiente como para ver todo el pueblo, el famoso castillo por fuera y la iglesia del pueblo, pequeña pero muy cuca. Se me salen los ojos de las órbitas al ver la cantidad de tiendas de souvenirs muy baratos que hay (tengo un problema con las figuritas, postales, etc. como ya he confesado más de una vez XD), sobre todo porque he podido comprobar que en Londres los recuerdos son bastante caros. Sin embargo, con la agenda tan apretada que tenemos, no me da tiempo casi ni a mirarlos. Bueno, otra vez será, porque tengo que llevar detalles para los amigos, los abuelos, etc.

  1. WINDSOR (CENTRO)-SALISBURY (CENTRO)

Nuestra siguiente parada es Salisbury. Pero como está bastante lejos, a más de una hora en bus, hacemos primero la parada de la comida en un sitio muy curioso, típico de la zona, llamado Grasmere House. El primer plato no me gusta nada, pese a que los sirven unos camareros muy bien parecidos. El segundo son las típicas fish and chips. Y el postre, bueno, digamos que se puede comer.

Sigo encontrándome super mal y estoy mega cansada. Menos mal que vamos en autobús a todos los lados. La catedral de Salisbury es tremenda, de grande y de bonita. Creo que es la catedral más grande que he visto nunca, más incluso que la de Quimper (Francia). Y es preciosa, por dentro y por fuera 20140818_140539 . En Salisbury vemos también, aunque solo por fuera, la casa del famoso escritor William Golding 20140818_140017.

  1. SALISBURY (CENTRO)-STONEHENGE

La siguiente parada, no muy lejana, son las famosas “piedras” de Stonehenge 20140818_155635 20140818_155829. Este conocido monumento megalítico, ahora de actualidad, es impresionante. Tiene un aura de misterio difícil de explicar. Como la guía ya tiene las entradas, que por lo que veo son muy caras, no tenemos que hacer cola. Hay un autobús que te lleva desde donde se cogen los tickets y los souvenirs hasta las “piedras” propiamente dichas, a las que no se puede uno acercar del todo. Y de tocar no hablamos. Han formado como un recorrido alrededor de las piedras de modo que se puedan ver por todos sus ángulos, pero como a unos veinte o treinta metros. Como me gustan mucho, saco mil fotos. Llueve a ratitos, pero muy poquito, en plan sirimiri. Aprovecho y me compro un souvenir de Stonehenge con forma de imán para mi balda de figuritas. Jajajajaja.

  1. STONEHENGE-BATH (CENTRO)

Tras Stonehenge, visitamos la ciudad de Bath, que es preciosa. Realmente preciosa. Al fin del viaje descubriré que es una de mis ciudades favoritas de Inglaterra. Y es la favorita del día, sin duda. Romántica, con encanto, con alma. Me gusta especialmente la plaza The Circus y el magnífico Royal Crescent 20140818_191400 20140818_191427.

Damos un paseo con la guía por las maravillosas calles de Bath. Mientras paseamos, en una de las plazas están tocando una canción romántica. El sol se está escondiendo. Hace una temperatura ideal. Y encima se me ha pasado un poco el malestar. En ese momento, puedo decir que la ciudad de Bath es terapéutica (y no sólo por las termas romanas) No me extraña que la guía diga que las casas en Bath son carísimas. Nos cuenta que algunas incluso llegan ¡a los tres millones de euros!

También me encanta de Bath el puente con casas y tiendas en el propio puente, como en el de Florencia; los espectaculares jardines de pago 20140818_193755; la presa, la catedral, etc. Es todo espectacular.

  1. BATH (CENTRO)-BRISTOL (HOTEL)

Después de Bath y tras llegar al hotel de Bristol, descubro que es un buen hotel (gracias a Dios). Las habitaciones son muy espaciosas, con mobiliario básico, pero gigantes. La cama es también enorme, no sólo la de matrimonio de mis padres, sino también la supletoria, es decir, la mía. La cena en el hotel, que está incluida en el circuito, ¡¡cómo está de rica!! En serio, me encanta. Sobre todo después de la comida “regulín” del mediodía. Como se nota que el cocinero es español… Jajajajaja.

  1. BRISTOL (HOTEL)-BRISTOL (CENTRO)

Tras la cena, vamos andando al centro de Bristol (con un mapa que nos dan en el hotel), que está a unos diez minutos del centro a pie. En el centro, hay algo de ambiente, aunque no mucho. Lo suficiente para dar una vueltilla después de cenar y antes de ir a la cama. Por cierto, he de confesar que estar en Bristol me hace especial ilu (aunque dicen que la ciudad es muy comercial pero no muy turística), porque es el escenario de la serie Skins, a la que me aficioné hace unos cuatro años.

Damos una vuelta como de media hora y nos volvemos al hotel, porque aparte de que ya es noche cerrada, mañana nos tenemos que levantar a las seis y media de la mañana, y estamos ¡super cansados! Me encuentro fatal otra vez, a ver si por la noche se me pasa.

Antes de acabar este post, se merecen una mención especial dos señores bastante mayores que forman parte del circuito y que tienen ¡una energía y una marcha! Que ya las quisiera yo para mí ahora… (Además, aunque yo entonces no lo sé, un día disfrutarán de la visita sorpresa de sus hijos y nietos, quienes viven en el Reino Unido. ¡Será realmente entrañable!)

La otra mención va para el chico rubio de la recepción del hotel Ibis Bristol, a quién casi ningún español de nuestro grupo entiende por su “curioso” acento (la verdad es que habla muy raro), pero que es especialmente amable y atento conmigo (sospecho que porque soy la única que le entiende… Jajajajaja) Se merece un aplauso, al menos por mi parte.

Por cierto, durante el día de hoy hemos pasado junto/sobre dos ríos distintos: el famoso río Támesis y el río Avon.

Aquí termina el fragmento de mi circuito por hoy. En próximos días seguiré contándoos…

¡Hasta la próxima!

PD. Acabo de saber que he aprobado el examen B2 de italiano. ¡Bieeeeeeen! Y ya me he apuntado a alemán (nivel iniciación, porque no tengo ni idea) No paro quieta… Jajajajaja.

Posted in Viajes | Tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | Leave a comment

CIRCUITO 2014: DÍA 2 (MÁS LONDRES)

DÍA 2: LONDRES

  1. LONDRES (HOTEL)-LONDRES (CENTRO)

Nos levantamos muy pronto, a las seis y media de la mañana… Sarna con gusto no pica, dicen. Durante todo el día, usamos la London Pass que compramos el día anterior. Lo primero que hacemos es ir a la Tower of London, que mola mucho. La abren a las 10, pero a las 9 y media ya estamos allí haciendo cola. Y hemos hecho bien, porque falta media hora para que abran y ya tenemos gente delante. A lo largo del día, debe pasar por allí medio mundo. Nosotros (mis padres y yo), en cuanto entramos, lo primero que visitamos son las Joyas de la Corona, que se me antojan verdaderamente impresionantes. Además, por todo el recinto hay salas interactivas para niños y adultos, que hacen la visita muy entretenida.

Nuestro segundo destino, London Pass en mano (es decir, entrando por la cara y sin esperar), es la Tower Bridge eju y sus espectaculares vistas. Hay salas con fotos, carteles explicativos, juegos, etc. Merece la pena. Con la misma entrada se pueden visitar los bajos fondos de la Torre del Puente, es decir, los motores que permiten que puede abrirse y cerrarse.

Tras eso (sin perder ni un minuto en descansar, qué dura es la vida del turista), hacemos el crucero por el río Támesis hasta la parada de la Westminster. Es muy bonito el paseo en barco, incluso con un tiempo no soleado precisamente. Además, nos toca un guía guapísimo y muy simpático que nos va contando (en inglés, claro-Me congratula entenderlo perfectamente) lo más significativo que hay a cada lado del río. Al salir, le doy un par de libras de propina porque se lo ha merecido (y por guapo, para qué engañarnos… Jajajajaja)

Al bajarnos del barco, vemos por fuera (y nos sacamos las fotos de rigor) delante del Big Ben y de las Casas del Parlamento. De pronto, comienza a diluviar y nos compramos un par de paraguas. ¡Y yo en sandalias! Aprovechamos para comprar también un par de chocolatinas por si nos da la pájara (un turista nunca sabe cuándo va a comer) Vemos la Abadía de Westminster también por fuera porque resulta que está cerrada. Aunque curiosamente la tienda de la Abadía sí que está abierta. Compramos en dicha tienda otro paraguas.

Después nos dirigimos a la pequeñita pero preciosa Banqueting House (también incluida en la London Pass) para ver su maravilloso techo, decorado con pinturas de Rubens eju2. Por el camino vemos la famosa Downing Street (ahorra cerrada al público con barrotes y custodiada por varios policías); y por la Horse Guards Parade, es decir, el lugar de las guardias a caballo. Los pobres caballos tienen que soportar las fotos y toqueteos de medio Londres. Jajajajajaja.

Tras ocho mil paradas en metro y un ratito andando mientras nos comemos un sándwich (ozú, qué duro todo), llegamos al Royal Albert Hall, donde hacemos un tour muy muy interesante y entretenido (qué de usos ha tenido este enorme teatro, madre mía). Por ver, ¡vemos hasta el baño donde hace pi-pi la reina cuando acude al teatro! Me llevo una sorpresa, porque me gustan mucho tanto el Royal Albert Hall (como edificio), como la visita y lo que nos cuentan en ella. Resulta ser un tour de lo más didáctico con una guía muy simpática y pizpireta. En un momento dado, la guía le pregunta a mi padre “Where are you from?” y mi padre hace unos gestos muy raros como si estuviera bailando el aserejé para hacerle ver que no entiende nada. Jajajajajajaja.

Junto al Royal Albert Hall, está el impresionante a la par que gigante Albert Memorial eju3, que merece al menos un puñado de fotos. ¡Qué grande y qué de oro!

Nada más salir del Royal Albert Hall nos vamos corriendo (¡y menuda carrera!) al Kensington Palace (última visita que hacemos con la London Pass), ya que lo cierran a las cinco. No es un palacio muy grande, pero es bonito de ver y tiene una exposición con trajes de Diana y diversas reinas. ¡Debo de confesar que me encanta! Jajajajajaja. A la salida, me compro un bolígrafo en la tienda de souvenirs. Me alegro cuando descubro que con la London Pass me hacen un descuento… ¡de 0,19 céntimos! XD

Cuando terminamos, nos paseamos por las principales calles de Notting Hill, no sin antes hacer mil preguntas para llegar a todos los sitios (la gente es general no es nada borde, by the way). Cuando nos cansamos, cogemos un bus (conducido por un señor bastante desagradable, por cierto) con destino a Chelsea. Allí, damos otra mini-vueltilla (porque ya no podemos ni con el alma) hasta que, cogiendo otro bus, llegamos al London Eye. Como el primer día ya compramos el ticket para subir, apenas hacemos cola. En menos de lo que canta un gallo, ya estamos subidos en una de las “cápsulas” de la noria. Y encima tenemos la suerte de hacer la mitad del viaje de día y la otra mitad de noche, de manera que disfrutamos de Londres en todas sus facetas. Cuando me bajo del London Eye, aún sigo maravillada por las vistas y lo único que me da pena es que las fotos que saco en lo más alto de la noria (os las pongo para que las veáis) no hacen en absoluto justicia a la belleza que ha estado ante mis ojos. ¡Qué verdadera preciosidad es Londres desde las alturas!

eju4

eju5

eju6

Sin haber cenado siquiera, volvemos al metro para dirigirnos a Leicester Square y Picadilly Circus. Nos encontramos ambos lugares llenos de gente y de bullicio, y con sus famosas luces y neones. Los comercios y enormes tiendas siguen todavía abiertas pese a que ya es tarde. En un McDonald’s que hay en Picadilly comemos unas hamburguesas consumidos por el hambre, aunque la higiene deja mucho que desear. Para bajar la “cena”, nos recorremos la calle de los teatros. Incluso nos adentramos en los comienzos de Chinatown.

  1. LONDRES (CENTRO)-LONDRES (HOTEL)

Pero como nos da un poco de cosilla ir por ahí solos, puesto que ya es de noche; y porque estamos derrotados por el cansancio (para qué engañarnos), nos retiramos a casa (aunque tardamos la vida hasta llegar al hotel en metro por los mil trasbordos que hay que hacer) Nos dormimos enseguida porque estamos exhaustos, pero con la intriga de saber que mañana empezamos el circuito oficialmente (es decir, con una guía que nos acompañará a todos los lados) ¡Qué emoción!

Por cierto, como dato así más económico, he de decir que haciendo cálculos, con la London Pass de un día, nos hemos ahorrado entre entradas y tal, casi 36 libras (que se dice pronto) ¡Já!

Hasta aquí el fragmento de mi circuito por hoy. En próximos días seguiré con la narración…

¡Hasta la próxima!

Posted in Viajes | Tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 2 Comments

CIRCUITO 2014: DÍA 1 (LONDRES)

Hola a tod@s, acabo de volver de unos diítas de sol y playa en la Costa Brava y procedo a contaros mi viaje previo por Inglaterra y Gales, tal y como os prometí.

Ya tenía ganas de actualizar el blog y contaros todo, porque fue un circuito muy completo y un viaje genial, así que on y va:

DÍA 1: CASA-LONDRES

1. CASA-LONDRES (AEROPUERTO)

El vuelo desde mi casa a Londres dura sólo 1 hora y cincuenta minutos, y se me hace especialmente corto porque hace mucho tiempo que no cogía un avión  (mis últimos viajes han sido por carretera) y por la emoción de visitar un país que no conozco. Y eso que el vuelo sale con un poco de retraso.

Al llegar al aeropuerto, preguntamos (bueno, lo hago yo, que para algo me pagaron mis padres durante años las clases de inglés) cuánto cuesta el taxi al hotel. Y nos dicen que… ¡70 u 80 libras! Porque el hotel está bastante lejos (en Old Street). Así que decidimos ir en metro, ya que aparte de barato, a mí me resulta bastante sencillo de utilizar. Después de usar el metro de París, New York, Budapest, etc. cualquier metro es sencillo… Jajajajajaja. Y eso que en este caso tenemos que hacer dos trasbordos y cien mil paradas.

Bueno, en realidad, antes de salir del aeropuerto, vamos a la oficina de turismo que hay en la Terminal 3, donde nos atiende una amable ciudadana londinense con acento (y aspecto) indio (primer reto lingüístico superado con éxito, ¡sí!)

Allí, compramos la London Pass (la tarjeta con la que evitas colas en los sitios turísticos, puedes acceder a todos los museos, monumentos, atracciones, etc. y consigues descuentos en algunos restaurantes y tiendas) para un día, la visita al London Eye y la tarjeta Oyster de transporte. Que nos gastamos una fortuna allí nada más llegar, vamos.

  1. LONDRES (AEROPUERTO)-LONDRES (HOTEL)

En el metro, una amable señora nos dice: “Enjoy your holidays!” mientras nos guiña un ojo. Cuando salimos del metro, no conseguimos encontrar el hotel, así que tengo que preguntar a siete u ocho personas hasta que me dan unas indicaciones medianamente decentes. Y es que resulta que la zona de Old Street y Angel es de discotecas y bares de despedidas de solteras…

Menos mal que encuentro a un chico simpático que me ayuda, tras varias personas que ni me miran. Así que puedo decir que en Londres hay gente de todo tipo. La primera impresión del hotel, una vez que llegamos, es buena. No es lo mejor del mundo, un poco viejo, pero bueno, suficiente.

Con toda la caminata hasta el hotel, nos morimos de hambre, así que tras hacer el check-in, nos dirigimos al supermercado más cercano (que cierra a las 11 de la noche) a comprar unas sándwiches y unas galletas muy baratas. Nos atiende en la caja un señor indio clavado a un primo mío. ¡Increíble!

Nos comemos todo en el hotel y decidimos irnos a dormir para coger fuerzas para el día siguiente…

¡Va a ser un día largo!

Hasta aquí este primer día del circuito… En próximos días iré posteando el resto de los días del circuito, que son sin duda mucho más interesantes.

¡Hasta la próxima!

Posted in Viajes | Tagged , , , , , , , | Leave a comment

Aquitania: Calor y diversión à la française (II)

(Ahí va continuación del post “Aquitania: Calor y diversión à la française (I)” –Reeditada debido a problemas técnicos, espero que os guste ;) )

Al día siguiente, después de dormir poco y menos, eso sí, habiendo hablado hasta por los codos con nocturnidad y alevosía, fuimos a la playa bien tempranito. Ya me había aprovisionado de dos revistas francesas para ensayar el idioma mientras leía cotilleos. ¡Qué a gustito se estaba en la playita! Nos dio tiempo a hacer de todo: tomar el sol, leer, pasear, hacer tests chorras, recolectar conchas de todo tamaño… Y yo sobre todo, ¡bañarme! Ah, claro, y fichar franceses buenorros. Jajajajajaja. Hay que ver lo que cambia el panorama nada más pasar la frontera. ;P

Después, a la hora de comer, lo teníamos todo planeado jeje. Comimos las cosas horrorosas que habíamos comparado en el super el día anterior y cogimos un bus hiper caro (5 euros ida y otros 5 euros vuelta) para visitar Hossegor, un pueblo como a media hora de Vieux-Boucau (rebautizado como “Bravucón” por mis amigos XD). En el trayecto, descubrimos que eran fiestas en Bayona (y que para ellas, se visten igual que en Sanfermín) “Otra vez será”, pensamos.

Cuando llegamos a Hossegor, el calor seguía siendo insoportable. La verdad es que no había mucho que ver (alguna iglesia DSC_0770, los chavales saltando peligrosamente al río desde el puente, etc.) ni qué hacer allí si no eres un surfero, así que nos sentamos a tomar algo en una terraza muy cuca pero super cara. 3,70 euros una coca-cola. ¡Qué robo!

Volvimos a Vieux-Boucau al de un rato y decidimos comer unas pizzas en La Pizzaiolette (restaurante que yo conocía de la última vez que estuve allí), porque el paté, el queso y el pan bimbo nos salían ya por las orejas. Las pizzas estaban buenísimas (qué ricas y qué variedad- Había una pizza hasta de kebab) y además el camarero era guapísimo. ¡Qué suerte tuve! Jajajajajaja. Tras eso, volvimos al lago marino, ya que el anochecer del día anterior nos había impactado. Pero llegamos tarde y ya apenas vimos nada. En fin, breve y bueno, dos veces bueno. O eso dicen. Jajajajajaja.

Entonces, fuimos a la verbena de Vieux-Boucau en el frontón, con la pena de no haber llegado a la sardinada previa. Habían puesto un DJ y todo, y había mucho ambiente. Primero pusieron éxitos antiguos y luego los más modernos para que la gente de todas las edades se pudiera divertir. Parece mentira la fama que tienen los franceses de sosos, porque aquí estaban bailando todos como locos sin vergüenza ninguna. La música sonaba a todo volumen. Nos tiramos media noche riéndonos de los estrambóticos bailes de algunos y de sus pintas de turistas. En alguna ocasión, uno de mis amigos y yo nos animamos a bailar. Como cuando pusieron varias canciones de Grease. Un clásico :)

Total, estábamos en Francia y nadie nos conocía. Reconozco que me solté un poco la melena, incluida la forma de vestir. En casa nunca se me hubiera ocurrido ir así, pero ¿para qué están las vacaciones?

Nos fuimos al hotel sobre las doce y media (y aún no se había acabado el fiestorro, para qué luego digan) porque estábamos cansadísimos. Entre el no dormir y el ir de acá para allá… Esa noche parece que hizo menos calor, o nosotros estábamos más cansados, pero dormimos bastante mejor, casi de un tirón.

Al día siguiente, oh, el último día, nos desplazamos a Moliets tras comprar los últimos souvenirs. La playa de Moliets es gigante DSC_0784 pero algo menos bonita que la de Vieux-Boucau. Aun así, está fenomenal. Nos tiramos allí 3 horas o más. Yo me divertí sobremanera saltando olas como una niña con uno de mis amigos durante un buen rato. Ahí es cuando me quemé la espalada (dios, todavía la tengo al rojo vivo) pero que me quiten lo bailao. ¡Cómo nos hemos divertido!

Comimos en la playa los restos de la compra del super y cuando nos fuimos, me tomé un granizado que me supo a gloria con todo el calorazo. Antes de volver a casa, paramos en Capbreton, donde comimos una plancha de quesos, jamón, etc. y dimos el último voltio antes de regresar a la rutina. Fue un fin de semana intenso, pero muy divertido. Estábamos exhaustos (aunque no dejamos de hablar hasta llegar a destino) pero sin duda mereció la pena. Y encima no fue muy caro. ¡¡Hay que repetir!! ;)

Vamos, que os lo recomiendo. Además, ahora ya tenéis las claves para aprovechar vuestra estancia en las Landas al máximo si seguís mis consejos.

¡Hasta la próxima!

Posted in Viajes | Tagged , , , , , , , , , , , , , | Leave a comment