CONSEJOS PARA IR A NEW YORK MEJOR (Y MÁS BARATO)

Viajar a New York es caro, todos lo sabemos, sobre todo si se viaja desde Europa (en mi caso, desde España) Desde aquí, os voy a dar algunas recomendaciones para que el viaje os salga, sino más barato, menos caro. Primero, os contaré en qué contexto realicé dicho viaje y después pasaré a los consejillos (que en este caso, creo que son bastante útiles) Pues bien, el viaje fue hace dos años. Y he de decir que fue uno de los viajes más increíbles de mi vida. Pero a lo que iba, yo tenía 17 años (era agosto), pero me faltaban menos de dos meses para cumplir los 18. Viajábamos tres personas: mi madre (un as en eso de organizar viajes), mi padre y yo. Normalmente no solemos viajar tan lejos por eso de ahorrar y porque lo de cruzar el charco “da cosilla”. Sin embargo, mi madre me había prometido que si terminaba el instituto con buenas notas me llevaba a Nueva York. Así que allá que fuimos los tres, en pleno agosto, con el calor que hace en pleno verano…

Como ya he comentado, el viaje fue maravilloso, y he de reconocer que gracias al tesón de mi madre, nos quedó bastante bien de precio (dentro de lo caro que es visitar Nueva York). Ahí van las claves de por qué creo que fue así:

  • Algo obvio: la anticipación. Contratamos el viaje en el mes de julio cuando era para mediados (casi finales) de agosto (lo que nos ahorró unos eurillos) Y es que en casi todas las agencias por contratar anticipadamente te descuentan alrededor del  5%.
  • Compramos por separado los billetes del avión y del hotel. Fue en la misma agencia (a mi madre eso de contratar viajes por internet no le va, prefiere el trato en carne y hueso), lo que quiero decir, es que no contratamos el mítico pack “vacaciones” que ofrecen algunas agencias (que se supone que es más barato) Parecerá una tontería, pero la diferencia entre el precio del  pack “vacaciones” y el precio de contratar los vuelos y el hotel por separado era de casi… ¡1500 euros! Una pasada, está claro…
  • Aprovechar las ofertas. Esto también parece una obviedad, pero primero escuchad lo que nos pasó a nosotros: Como os he comentado, yo tenía 17 años largos, pero era menor al fin y al cabo. Pues no sé cómo, descubrimos que ciertos hoteles no cobraban a los niños hasta los dieciocho años. ¡No sabéis como me alegré de que aunque me faltaba un mes para empezar la universidad me consideraran una niña! Mi estancia en el hotel fue totalmente gratis. El avión sí lo pagué, claro, pero con lo del hotel nos ahorramos un pico. Si os estáis preguntando qué hotel era, os lo diré: el InterContinental New York Barclay, de 4 estrellas. Pero no es el único hotel de Nueva York que no cobra a los niños de hasta 18 años. Hay bastantes… Sin embargo, aunque no me den nada por hacerles publicidad, confieso que me pareció un buen hotel. Pero lo que más me gustó es que estaba céntrico y “cerca” de casi todo. Pues eso, que ¿quién iba a pensar que con 17 años y 10 meses me iba a beneficiar de una oferta de niños? Porque yo creo que en España la máxima edad en la que hacen descuentos (o con suerte, la estancia es gratis) son los doce años.
  • No inflarse a contratar excursiones. Nosotros contratamos dos excursiones desde España y nos costaron bastante caras, la verdad. Pero bueno, una era para ver New York de arriba a abajo (se amortiza bien) porque te paseaban por todas partes. La otra era la asistencia a una misa de Góspel.  A mí personalmente me pareció muy chulo, pero mi madre dijo que era demasiado caro para lo que era. Para gustos, los colores… Ya en Nueva York contratamos en una agencia de excursiones de la que no recuerdo el nombre un paseíllo por el Greenwich Village (que además tuvo que ser en italiano porque no había en español) Y os digo, no estuvo mal pero podríamos haberlo hecho sin pagar nosotros mismos, sólo que estábamos ya cansados (era al final del viaje) y queríamos un poco de relax… Que lo de pensar todo el rato dónde hay que ir, es muy cansado. Pero os digo, con un libro de esos que te dicen excursiones y paseos recomendados, siguiendo las instrucciones que te vienen, puedes ver lo más significativo sin perder tiempo (bueno, sólo si eres un hacha en eso de ubicarte en los mapas, que es mi caso) ni dinero. Para ello, es necesario que el libro que se siga traiga mapas, esté lo suficientemente actualizado, de las suficientes instrucciones como para no perderse, etc. Nosotros tuvimos la suerte de dar con un libro que se nos antojó la guía perfecta de Nueva York y realmente completa (con mapas, nombres de calles, restaurantes, bares, fotos, etc.) y sobre todo recomendaciones excelentes. Este libro que compramos “Nueva York, Guía Spiral, de El País Aguilar” con ISBN: 978-84-03-50929-0 (que no me gano nada por hacerles publicidad, os lo aseguro, pero la realidad es que es una muy buena guía) propone paseos y excursiones muy acertadas y trae los mapas (incluido el del metro) en un tamaño adecuado. Nosotros particularmente hicimos varias, como por ejemplo la del  SoHo, que nos permitió ir viendo lo más imprescindible (¡y no nos perdimos ni una vez! Y no os penséis que somos super buenos ubicándonos o algo de eso, que ya os contaré otro día que nos pasó la primera vez que aterrizamos en el aeropuerto de París) Así, Nueva York es una ciudad que si hincas un poco codos antes de ir, te la puedes recorrer tranquilamente tú solo. Bueno, en realidad, sólo Manhattan, porque ir solos por el resto de barrios de New York ya es un poco más peligroso… aunque he de decir que Nueva York ya no es lo que era y ahora es una ciudad mucho más segura (pero nosotros los otros barrios los visitamos en la excursión que antes comenté que es una visión general  de Nueva York y que incluye ver el Harlem, Staten Island, el Bronx, etc.) En resumen, que hay que pensar bien que excursiones hacemos y cuáles no.

Hasta aquí, mis recomendaciones a seguir a la hora de plantear un viaje a Nueva York. ¡Espero que os hayan gustado! O más bien, ¡que os hayan servido! En la próxima entrada, incluiré algunas recomendaciones más, pero en referencia a qué hacer una vez que uno ya se encuentra en Nueva York.

¡Hasta la próxima!

Acerca de AGRO

Me gusta aprender. ¿Y qué mejor manera de hacerlo que viajando?
Esta entrada fue publicada en Viajes y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s