RECOMENDACIÓN 10: MOULIN ROUGE EN PARÍS

Hoy, que ya hemos estrenado el nuevo año y que ya acabé con el relato de mi puente de diciembre en Madrid la semana pasada, voy a retomar mi sección de recomendaciones. Mi sugerencia de hoy versa, como bien dice el título, del Moulin Rouge.  moulin-rouge (1)  Y es que recomiendo fervientemente al que quiera y pueda permitírselo (porque es un poco carete, la verdad) cenar y ver el espectáculo del Moulin Rouge (en París, claro) Además, el post de hoy viene con una anécdota del Abuelo Cebolleta que me sucedió precisamente viendo el Moulin…

Confieso que antes de ir (prejuicios, como no), pensaba que eso del Moulin Rouge eran cuatro tías buenas en tetas moviendo un poco el culo… Craso error. No podía haberme equivocado más… Porque el Moulin Rouge es mucho más que eso. Es: risas, sorpresa, belleza, música, baile, cante… todo en su máximo esplendor. Viendo el espectáculo del Moulin Rouge (hace más de cuatro años, tengo que volver pero ya) me reí un montón (y no fui la única, mis padres también lo pasaron de cine) aunque en ese momento no entendía el francés del todo bien hay gags de humor que son internacionales. Además, flipé con las diferente actos de la “revista” que representaron, con los innumerables cambios de escenario y los decorados subiendo y bajando sin que sepamos de donde vienen, con las curradas coreografías, con los vistosos vestuarios en los cuerpos perfectos de bailarines (sí, también hay chicos) y bailarinas… Madre mía, ¡qué cuerpos!

Ahora voy a contar (anécdota va, ¡estad atentos! XD) lo que me ocurrió a mí personalmente en el Moulin Rouge. Pues la cosa es que, ante la mirada atónita de unas treintañeras chinas que se lo estaban pasando pipa, uno de los bailarines (con cuerpazo y unos ojazos azules que quitaban el sentío) me guiñó un ojo (sí, a moi) para poco después agacharse en mi dirección y tirarme (estaba en la segunda o tercera fila de mesas a la derecha del escenario) un adorno de su vestuario mientras me sonreía. Siempre recordaré la cara de las chinas (entre asombro y envidia) mientras contemplaban la escena. Porque, por aquel entonces, tenía un novio esperándome en España, que si no… Jejeje. Aún conservo el adorno que me lanzó IMG_20140105_185841 así que fíjaros lo que me marcó aquello… Jajajajajajajajaja.

Pues eso, que si podéis, os recomiendo que vayáis al Moulin Rouge sin dudar. Un Moulin Rouge, el de París (qué raro, yo hablando de París, eh! XD), que me recuerda a lo espectacular de áquel de película que Nicole Kidman representaba y que por unas horas te transporta a esos años dorados del París del can-can FrenchCancanMoulinRouge o al París de mi adorada Edith Piaf…

Aquí lo dejo, que dentro de dos días tengo un examen y en vez de estudiar, estoy aquí dando la chapa…

¡Hasta la próxima!

PD. ¡La próxima semana más y mejor!

Acerca de AGRO

Me gusta aprender. ¿Y qué mejor manera de hacerlo que viajando?
Esta entrada fue publicada en Viajes y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s