CIRCUITO 2014: DÍA 2 (MÁS LONDRES)

DÍA 2: LONDRES

  1. LONDRES (HOTEL)-LONDRES (CENTRO)

Nos levantamos muy pronto, a las seis y media de la mañana… Sarna con gusto no pica, dicen. Durante todo el día, usamos la London Pass que compramos el día anterior. Lo primero que hacemos es ir a la Tower of London, que mola mucho. La abren a las 10, pero a las 9 y media ya estamos allí haciendo cola. Y hemos hecho bien, porque falta media hora para que abran y ya tenemos gente delante. A lo largo del día, debe pasar por allí medio mundo. Nosotros (mis padres y yo), en cuanto entramos, lo primero que visitamos son las Joyas de la Corona, que se me antojan verdaderamente impresionantes. Además, por todo el recinto hay salas interactivas para niños y adultos, que hacen la visita muy entretenida.

Nuestro segundo destino, London Pass en mano (es decir, entrando por la cara y sin esperar), es la Tower Bridge eju y sus espectaculares vistas. Hay salas con fotos, carteles explicativos, juegos, etc. Merece la pena. Con la misma entrada se pueden visitar los bajos fondos de la Torre del Puente, es decir, los motores que permiten que puede abrirse y cerrarse.

Tras eso (sin perder ni un minuto en descansar, qué dura es la vida del turista), hacemos el crucero por el río Támesis hasta la parada de la Westminster. Es muy bonito el paseo en barco, incluso con un tiempo no soleado precisamente. Además, nos toca un guía guapísimo y muy simpático que nos va contando (en inglés, claro-Me congratula entenderlo perfectamente) lo más significativo que hay a cada lado del río. Al salir, le doy un par de libras de propina porque se lo ha merecido (y por guapo, para qué engañarnos… Jajajajaja)

Al bajarnos del barco, vemos por fuera (y nos sacamos las fotos de rigor) delante del Big Ben y de las Casas del Parlamento. De pronto, comienza a diluviar y nos compramos un par de paraguas. ¡Y yo en sandalias! Aprovechamos para comprar también un par de chocolatinas por si nos da la pájara (un turista nunca sabe cuándo va a comer) Vemos la Abadía de Westminster también por fuera porque resulta que está cerrada. Aunque curiosamente la tienda de la Abadía sí que está abierta. Compramos en dicha tienda otro paraguas.

Después nos dirigimos a la pequeñita pero preciosa Banqueting House (también incluida en la London Pass) para ver su maravilloso techo, decorado con pinturas de Rubens eju2. Por el camino vemos la famosa Downing Street (ahorra cerrada al público con barrotes y custodiada por varios policías); y por la Horse Guards Parade, es decir, el lugar de las guardias a caballo. Los pobres caballos tienen que soportar las fotos y toqueteos de medio Londres. Jajajajajaja.

Tras ocho mil paradas en metro y un ratito andando mientras nos comemos un sándwich (ozú, qué duro todo), llegamos al Royal Albert Hall, donde hacemos un tour muy muy interesante y entretenido (qué de usos ha tenido este enorme teatro, madre mía). Por ver, ¡vemos hasta el baño donde hace pi-pi la reina cuando acude al teatro! Me llevo una sorpresa, porque me gustan mucho tanto el Royal Albert Hall (como edificio), como la visita y lo que nos cuentan en ella. Resulta ser un tour de lo más didáctico con una guía muy simpática y pizpireta. En un momento dado, la guía le pregunta a mi padre “Where are you from?” y mi padre hace unos gestos muy raros como si estuviera bailando el aserejé para hacerle ver que no entiende nada. Jajajajajajaja.

Junto al Royal Albert Hall, está el impresionante a la par que gigante Albert Memorial eju3, que merece al menos un puñado de fotos. ¡Qué grande y qué de oro!

Nada más salir del Royal Albert Hall nos vamos corriendo (¡y menuda carrera!) al Kensington Palace (última visita que hacemos con la London Pass), ya que lo cierran a las cinco. No es un palacio muy grande, pero es bonito de ver y tiene una exposición con trajes de Diana y diversas reinas. ¡Debo de confesar que me encanta! Jajajajajaja. A la salida, me compro un bolígrafo en la tienda de souvenirs. Me alegro cuando descubro que con la London Pass me hacen un descuento… ¡de 0,19 céntimos!😄

Cuando terminamos, nos paseamos por las principales calles de Notting Hill, no sin antes hacer mil preguntas para llegar a todos los sitios (la gente es general no es nada borde, by the way). Cuando nos cansamos, cogemos un bus (conducido por un señor bastante desagradable, por cierto) con destino a Chelsea. Allí, damos otra mini-vueltilla (porque ya no podemos ni con el alma) hasta que, cogiendo otro bus, llegamos al London Eye. Como el primer día ya compramos el ticket para subir, apenas hacemos cola. En menos de lo que canta un gallo, ya estamos subidos en una de las “cápsulas” de la noria. Y encima tenemos la suerte de hacer la mitad del viaje de día y la otra mitad de noche, de manera que disfrutamos de Londres en todas sus facetas. Cuando me bajo del London Eye, aún sigo maravillada por las vistas y lo único que me da pena es que las fotos que saco en lo más alto de la noria (os las pongo para que las veáis) no hacen en absoluto justicia a la belleza que ha estado ante mis ojos. ¡Qué verdadera preciosidad es Londres desde las alturas!

eju4

eju5

eju6

Sin haber cenado siquiera, volvemos al metro para dirigirnos a Leicester Square y Picadilly Circus. Nos encontramos ambos lugares llenos de gente y de bullicio, y con sus famosas luces y neones. Los comercios y enormes tiendas siguen todavía abiertas pese a que ya es tarde. En un McDonald’s que hay en Picadilly comemos unas hamburguesas consumidos por el hambre, aunque la higiene deja mucho que desear. Para bajar la “cena”, nos recorremos la calle de los teatros. Incluso nos adentramos en los comienzos de Chinatown.

  1. LONDRES (CENTRO)-LONDRES (HOTEL)

Pero como nos da un poco de cosilla ir por ahí solos, puesto que ya es de noche; y porque estamos derrotados por el cansancio (para qué engañarnos), nos retiramos a casa (aunque tardamos la vida hasta llegar al hotel en metro por los mil trasbordos que hay que hacer) Nos dormimos enseguida porque estamos exhaustos, pero con la intriga de saber que mañana empezamos el circuito oficialmente (es decir, con una guía que nos acompañará a todos los lados) ¡Qué emoción!

Por cierto, como dato así más económico, he de decir que haciendo cálculos, con la London Pass de un día, nos hemos ahorrado entre entradas y tal, casi 36 libras (que se dice pronto) ¡Já!

Hasta aquí el fragmento de mi circuito por hoy. En próximos días seguiré con la narración…

¡Hasta la próxima!

Acerca de AGRO

Me gusta aprender. ¿Y qué mejor manera de hacerlo que viajando?
Esta entrada fue publicada en Viajes y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a CIRCUITO 2014: DÍA 2 (MÁS LONDRES)

  1. Wow,si que debio ser un día cansado pero que valió la pena, me hiciste recordar muchas cosas de Londres con tu relato, me canse solo de leer y pensar todo lo que hicieron en un día😉

    • AGRO dijo:

      Es que Londres tiene muchas cosas que ver y hacer, como tú ya sabrás!😉 Pero sí, la verdad es que fue muuuuy cansado… Al día siguiente no me podía ni levantar… Me dolía todo jajajajajaja. Gracias por comentar!! Nos leemos🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s