Una visita diferente: el volcán Stromboli

A petición de la nueva estrella invitada de mi blog, esta semana os voy a hablar de un lugar en el que nunca he estado, pero que, sin duda, me gustaría visitar en el corto plazo. Y ese lugar es: el volcán Stromboli , en la isla del mismo nombre situada en el mar Tirreno (Italia).

Por si no lo sabéis, os diré que la isla de Stromboli (“Estrómboli” en castellano), de apenas 12,6 kilómetros cuadrados, es una de las Islas Eolias, al norte de Sicilia, que han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 2000. El nombre de Stromboli proviene de su antiguo nombre griego, en referencia a su forma redonda y abombada.

Respecto al volcán, cuya visita nadie puede negar que es una experiencia diferente, y más si éste está activo, tiene una altitud de 2.000 metros sobre el piso oceánico. Lo más reconocible de este volcán es su famosa Sciara del Fuoco (“Río de fuego”), que se trata de una gran depresión en forma de herradura, generada en los últimos 13.000 años, por la que descienden hasta el mar los bloques de lava y fuego después de cada explosión .

Yo de momento no he visitado ningún volcán, ni siquiera en Canarias, pero si me animo, os aseguro que éste será uno de los primeros, ya que desde la cima del Stromboli se puede observar en directo el magma incandescente.

Para llegar al Stromboli existen dos opciones. La primera opción exige un mayor esfuerzo físico y consiste en, por la tarde (de modo que se llegue al anochecer a las bocas eruptivas del volcán) realizar el ascenso por el Stromboli, teniendo en cuenta que no es paseíllo y que llegar a los 364 metros sobre el nivel del mar, requiere, como decía, un gran esfuerzo.

No obstante, las personas que lo han realizado afirman que “los estallidos centelleantes con que el volcán recibe al visitante compensan cualquier esfuerzo”. Las explosiones de fuego y lava se repiten cada 20 minutos , y antes de cada erupción, se oye un potente rugido y el suelo tiembla.

La segunda opción, para aquellas personas menos aventureras que no se atrevan con la “escalada”, consiste en excursiones marítimas nocturnas que parten desde el puerto y se apostan frente a la Sciara del Fuoco.

Pese a que un cartel al inicio de la subida al volcán advierte del peligro de permanecer más de una hora inhalando el anhídrido sulfúrico de las emisiones volcánicas, que nadie se asuste, porque la visita es segura. La última erupción violenta se remonta a 1930 y desde entonces, el volcán se encuentra en permanente vigilancia.

O, al menos, suele ser una visita segura, puesto que este pasado verano, hubo varios días en los que los habitantes más cercanos al volcán, y los turistas, tuvieron que abandonar el lugar debido a una intensa actividad volcánica, que se inició el día 7 de agosto. Las embarcaciones, por su parte, no podían acercarse a la costa en el lado de mar afectado.

Así, durante días, el Stromboli registró grandes explosiones y expulsión de lava con caída al mar, por el lado no habitado de la isla.

“Durante la erupción, la actividad explosiva de los cráteres era tan intensa que llegó incluso a colorear el cielo sobre las zonas habitadas de Stromboli”, se pudo leer en el medio Corriere el 9 de agosto. Por ello, desde entonces, se ha reforzado el mecanismo de emergencia para los civiles.

Sabiendo esto, me apetece aún más ir a visitar el Stromboli. Porque así es más emocionante, ¿no?🙂

Acerca de AGRO

Me gusta aprender. ¿Y qué mejor manera de hacerlo que viajando?
Esta entrada fue publicada en Viajes y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s