Viaje a Las Landas (final): “La mejor noche de mi vida”

Hola a todos,

Sin más dilación, continúo con el relato de la noche más divertida de mi viaje a las Landas (Francia) con mis amigas del máster, finalizando así la narración sobre dicho viaje.

Pues… Tras cenar, nos fuimos las cuatro a la habitación y mi amiga marchosa y yo nos arreglamos para ir a la disco, que nos habíamos traído ropa especial, maquillaje… ¡Presumidas que somos! 😉

Tras un maqueado express, nos dirigimos las dos a la parada de la navette que te lleva de forma gratuita a la discoteca Le Traouc (Seignosse). Esta vez, al menos, sabíamos exactamente dónde estaba la parada… Jajajaja. Pero estábamos un poco acojonadas porque eran las doce y no había casi gente por el pueblo, y estaba todo oscuro. Y de hecho cuando nos subimos a la navette, sólo íbamos nosotras. Mi amiga iba un tanto emocionada, pero yo rezaba para que no nos secuestrara el conductor… Los minutos de viaje por aquellas carreteras oscuras y rodeadas de bosque se me hicieron eternas.

Pero finalmente apareció el cartel luminoso de Le Traouc y pude respirar tranquila. ¡Al fin allí estábamos! No nos esperábamos que hubiera mucha gente dentro, porque entre que era domingo y habíamos venido solas en el bus…. No obstante, sí que había. Al parecer a esa discoteca se desplazan jóvenes de toda Aquitania; de modo que lo buses que vienen de más lejos (incluso de Burdeos) vienen llenos, pero la gente que está cerca (como nosotras) suele ir en coche. Así, para ser un domingo, había bastante ambientillo. Y gente agradable. Nosotras habíamos temido que, como la disco abre hasta las 6h (y ya sabemos cómo son los horarios franceses de tempraneros), hubiera gente “turbia”, pero para nada. De hecho, había varias cuadrillas de niños “bien”.

Cuando llegamos, flipamos por lo grande y “guay” que era la discoteca por dentro: con su piscina, tres bares, pistas de baile interiores y exteriores… El sitio estaba de lujo, ciertamente.

Y lo mejor de todo era… ¡La música! Y es que si hay algo básico para una mujer bailonga como yo es que pongan “buena” música, es decir, música que se pueda bailar. En este caso, estaba genial porque ponían canciones de todo tipo: hits internacionales, clásicos “bailables”, últimos éxitos franceses y españoles… Y ¡reggaeton! Siempre me sorprende sobremanera el éxito que tienen en Francia los ritmos latinos y cómo les gusta el reggaeton. De hecho, un buen rato de la noche “francesa” pudimos darlo todo con canciones de reggaeton que también están de moda en España.

No sabéis cómo lo pude gozar allí bailando como loca con mi amiga, ante la mirada atónita de l@s franceses allí presentes, que aunque sí bailan una vez pasado el temor inicial, lo hacen de una forma tímida y discreta.

Así que allí estábamos las dos únicas españolas de toda la disco, moviendo las caderas sin parar y cantando las canciones españolas y latinas a todo volumen; mientras los demás nos miraban con admiración por sabernos tooodas las letras y por nuestros (no es por presumir) acompasados movimientos, que no desmerecerían nada a los de una latina de verdad. Y qué coño, que comparadas con ell@s, éramos las reinas del reggaeton… Jajajaja.

Y poco a poco, sin que nos diéramos cuenta, algunas caras de admiración fueron tornándose en caras de “deseo”; de forma que a partir de las 2h o así (estuvimos allí como hasta las 6h de la mañana) comenzó un constante acoso y derribo hacia nosotras que no cesaba… En serio, nunca en mi vida me había “entrado” tanta gente en una misma noche: 14 personas (12 chicos y 2 chicas). Los tuvimos que contar… Jajajaja.

Nos sentíamos unas malditas diosas, siendo observadas y (al parecer) deseadas por un montón de gente. No dejaban de venirnos chicos (¡y chicas!, ese aspecto de libertad sexual que tienen en Francia me pareció estupendo) a decirnos de todo: que si sexys, guapas, que si qué bien bailáis, que si bailáis sexy, que si eres como Beyoncé (PIROPAZO), que si le gustas a todos mis amigos, etc. etc.

De hecho, esa noche hice mi primera cobra lésbica, cuando una de las chicas que nos estaba adulando, comenzó a hacer amagos de besarme.

Y no creáis que los chicos se quedaban atrás, todo el día con que les diéramos un “french kiss”, o “fresquis”como entendía mi amiga XD. Que esa es otra, no sabían castellano, ni casi inglés, pero bien que se las arreglaban para ligar… Yo me hacía la sueca, pero escuché cada cosa… Menos mal que mi amiga no se enteraba de la misa la media. Jajajaja.

Uno de los 14 “ligones” no dejaba de decirme: “Je t’aime, je t’aime”. Y yo, pacientemente: “But I have a boyfriend…”. Y así todo el rato, hasta que al final, me preguntó: “Where?”, como diciendo, dónde está ese novio si sólo está aquí tu amiga. Y le espeté: “In Spain”. A lo que me contestó: “Ah… In Spain” haciendo un gesto con la mano, como diciendo: “Bueno, si está en Spain no importa” JAJAJAJA. Que no tardó el tío en darse por vencido.

Pero bueno, en honor a la verdad hay que decir que son respetuosos, que aunque algunos sean pesados, nunca se propasan ni proceden al contacto físico sin tu permiso; lo que sí me ha pasado en España.

Éstos nos hacía muchísima gracia, y la noche al completo supuso un subidón de autoestima que no veas. Nos sentíamos las dos unas Misses. A todo esto, muchas de las francesas allí presentes (las heterosexuales XD) nos andaban mirando como: “Joder éstas cómo bailan…” Jajajaja. Lo cierto es que tampoco era muy difícil destacar, porque menudas sosas son…

Hubo un chico que no daba crédito cuando mi amiga y yo le comenzamos a bailar, una delante y otra detrás, rollo sándwich. Se le salían los ojos de las órbitas. Jajajaja. Dios, aún hoy me meo de la risa al recordarlo.

Y así siguió una noche inolvidable en la que me sentí la más top del mundo: más “fresquis”, más “guapas”, más “sexys”… Mirones varios, algún bailecito con un francés atrevido… Un “desfase” de noche, vamos.

Y encima, no paramos de bailar. Creo que no he bailado tanto en mi vida. Todo tipo de música, estábamos super motivadas. Tras “Chocolat”, la canción del verano en Francia, y que me encanta, le dije a mi amiga: “Como pongan la canción de Barbie girl, me muero”. Y cuando unos minutos después comenzó a sonar, os juro que entré en éxtasis. No me morí porque aquí estoy, pero casi… JAJAJAJAJA.

Hubo una de las veces que un chico rubito muy mono y su amigo (que, por cierto, nos salvaron de un tío con pinta cuestionable que venía hacia nosotras desde la zona VIP de la discoteca, botella de champagne en mano) vieron que nos estábamos sacando una foto y nos dijeron: “¿Os la sacamos nosotros?”; lo que aceptamos. Pero cuando cogieron el móvil, se sacaron una foto a ellos mismos; lo que provocó nuestras risas y que comenzará una improvisada sesión fotográfica de todos con todos.

Pues bien, ese mismo chico rubito tan guapete se me acercó de nuevo al final de la noche, cuando estaban cerrando, y hablándome al oído, me propuso ir “a una pradera” con él a “terminar la noche”. Como lo cuento. A UNA PRADERA. Se lo comenté a mi amiga, que estaba enfrente de mí, y el mejor amigo del rubio, allí presente, lo secundó. Como diciendo: “Sí, eso, os venís las dos a la pradera con nosotros.”

No sabía qué decirles, me dejaron en shock, así que el amigo del rubio interpretó que no habíamos entendido el lugar y empezó a hacer gestos como de un caballo que galopa para indicar que se trataba de una pradera. Surrealista, jajajaja.

Nos escapamos de allí cómo pudimos, pero otros chicos/as no dejaban de venir. Se ve que al cierre de la disco, es ahora o nunca. Y más intentos de fresquis, más mirones, más chicas “cariñosas”… Por supuesto, nosotras muertas de risa. Cuando conseguimos salir de allí, como quién sale del edén, aún nos venía detrás un grupo de chicos, gritándonos: “Bebeees, bebeees”. Jajajaja.

En ese momento, tres cachas con polos de marca nos empezaron a hablar, por lo que el primer grupo de chicos se retiró. Se ve que les vieron muy en forma XD. Tuvimos unos minutos de cháchara intrascendente con los cachas, tras la cual nos invitaron a terminar la fiesta con ellos en otro sitio. Esta vez por lo menos no había praderas en la proposición… Jajajaja.

Andaba yo pensando en cómo escabullirnos de allí cuando vino el dueño de las discoteca y nos comentó que si no nos importaba que nos llevaran a casa en coche, porque si no, habría que mover un solo autobús para nosotras dos.

Aceptamos, porque en realidad nos venía mejor, aunque yo andaba un poco acojonada por ir solas con un tío desconocido de la seguridad del local (es decir, fuertote). Pero pasaba de ir con uno de los ligones, la verdad.

Así que allí que nos fuimos con el de seguridad, al que además hicieron un comentario al marchar sobre qué afortunado de acabar la noche con dos chicas o algo así. Pero el hecho de que el hombre no fuera “tan” cachas y tuviera gafas me tranquilizaba un poco, yo que sé.

Nos subimos al coche en lo que ahora veo como una imprudencia e hicimos el trayecto hacia Vieux-Boucau. Mi amiga no dejaba de parlotear sobre la pedazo noche que acabábamos de vivir y yo me agarraba con fuerza a la puerta del coche, como si eso me proporcionara mayor seguridad.

Llegamos al pueblo, nos bajamos del coche dándole las gracias al chico y ya, por fin, respiré. Todo estaba en silencio, pero en nuestra cabeza todavía resonaba el bum-bum de la música. No podíamos dejar de reír, felices como perdices. Las casitas del pueblo, que parecen de película, fueron testigos de nuestro alborozo. ¡Espero que no despertáramos a nadie!

Mi amiga no dejaba de repetir: ¡Ha sido la mejor noche de mi vida! ¡La mejor! Y yo les respondía que sí, que sin duda. Mirándolo con la distancia os puedo decir, que si no la mejor, entra directa al top five de mejores noches de mi vida, seguro.

Os podéis hacer cargo de lo que he presumido de esta noche con mis amigos, conocidos, etc. a lo largo de estos meses. Yo creo que ya se saben todos todas las anécdotas de Le Traouc… Jajajaja.

Al día siguiente, nada más despertar, les contamos a las chicas toda la aventura y fliparon. Les enseñamos vídeos, fotos… Y su cara fue casi tan épica como la noche XD. Tras eso, y muertas de cansancio, porque dormiríamos unas 3 horas, dejamos el hotel y fuimos a dar una última vuelta por el pueblo. Siempre que me voy de Vieux-Boucau, me da una pena inmensa. Es como el lugar del mundo en el que mejor me lo paso, vaya con quién vaya y haga lo que haga. ¡Y esta vez más todavía! Al subir al coche para dejar atrás al pueblo de mis sueños no le dije adiós, le dije hasta la próxima.

Como aún no era el fin oficial de las vacaciones y seguía con mis chicas, decidimos parar en San Juan de Luz a comer. La verdad que comimos rico, y después dimos una vuelta por la ciudad. Una vez que salimos de San Juan de Luz sí que me dio más sensación de que se acababa la diversión, aunque al llegar a casa me esperaba el gran viaje del verano: 15 días por Sicilia y Sur de Italia (que también os narraré).

Cuando llegamos a destino, nos despedimos con cariño pero tristes por haber terminado las mini-vacaciones, aunque deseando descansar un poco. A mi me costó casi una semana recobrar las fuerzas, mi familia me preguntaba si venía de la guerra. ¡Pues casi! Jajajaja.

Pues eso, que fueron 4 días y parece que fue un mes. Pero qué queréis que os diga, los viajes así son los que merecen la pena. Creo que recordaré este viaje toda la vida. Y las chicas… Van a ser mis amigas siempre. Ya hemos acabado el máster, pero se han convertido en una parte fija de mi vida y espero que así siga forevéh.

¡Hasta la próxima!

PD. En el próximo post, hablaré del viaje posterior que hice por Sicilia y Sur de Italia. En otro estilo (iba con mis padres), pero viajazo también. ¡No os lo perdáis!

Anuncios

Acerca de AGRO

Me gusta aprender. ¿Y qué mejor manera de hacerlo que viajando?
Esta entrada fue publicada en Viajes y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Viaje a Las Landas (final): “La mejor noche de mi vida”

  1. Alize dijo:

    Te aseguro que el viaje lo recordarás toda la vida. Yo recuerdo también viajes memorables con mis amigas de la universidad xD
    Ya estoy deseando volver a Italia a través de tus palabras 😉
    ¡Besotes!

    • AGRO dijo:

      Jajajaja, seguro! Yo siempre digo que los viajes de chicas son los mejores 😉 El próximo post ya a Italia, efectivamente. Buen verano que tuve Jeje Gracias por comentar, un besazo!

  2. Marijose dijo:

    Disfrutado, sin duda son los mejores, Besos!!

  3. lindaflor dijo:

    y quién no intento ligar con vosotras? jajaja que peligro! a mi esas cosas no me pasan pero porque con los ligones me sale la vena borde sin querer jajaja las vacaciones con amigas que son muy peligrosas!!

    • AGRO dijo:

      Jajjaajja pues el conductor de la navette, porque el resto… A mí si van en plan respetuoso me hacen gracia, pero como se pasen lo mínimo… Buena soy!! Jajajaja. Vacaciones peligrosas pero muy divertidas ;P

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s